“Desgraciadamente, una vez más, he tenido que recurrir a la Corte para traer a mi hijo a España. (Paulina) no me quería dar el pasaporte, aunque llevaba un mes pidiéndoselo. Fue el juez el que tuvo que obligarle a dármelo”. Estas son las palabras de Colate Vallejo-Nágera al hablar de uno de los temas que más le conmueven. La custodia del hijo que comparte con Paulina Rubio lleva siendo motivo de enfrentamiento entre ambos desde hace años. Una guerra cruenta que la ex pareja mantiene abierta y que se acrecienta en cada época vacacional. En esta ocasión, las Navidades- periodo en el que al pequeño le correspondía estar en España con la familia de su padre- han vuelto a avivar la guerra entre los adultos.

Muy contundente y tajante se ha mostrado el empresario español al definir su relación actual con la Chica Dorada: “Mi relación con ella sigue igual de mal que siempre o peor”. Hace tiempo que Colate ya no endulza sus comentarios concernientes a Paulina Rubio. Desde que -según su versión- Paulina se niega cumplir los acuerdos y horarios de visitas, la única relación que mantiene con ella desde hace ocho años es a través de sus abogados.

«Se da cuenta de todo»

Paulina Rubio

Una problemática que colea desde que su hijo es pequeño, pero a que a medida que va creciendo se va convirtiendo en un hándicap para él. “Al niño intento mantenerlo al margen, pero los niños se dan cuenta de todo. Lo lógico sería que estas cosas no pasaran, porque al final el que más sufre con eso es el niño. Es por eso que esta vez, aunque han pasado muchísimas cosas, yo no he puesto en conocimiento de la Corte”.

Finalmente, el hijo ha conseguido llegar a España. Prueba de ellos son las instantáneas que el propio Colate comparte por sus redes sociales donde se puede ver al pequeño junto a sus primos, hijos de su hermana Samantha Vallejo-Nágera.