En su debut en ‘La casa fuerte’, la hija de Isabel Pantoja ha estallado en llanto al escuchar las incendiarias palabras de su hermano contra su madre.


Este jueves, Chabelita Pantoja y su novio Asraf Beno han entrado en ‘La casa fuerte’. Pero su debut en el concurso de Telecinco no ha sido como ellos esperaban. Nada más entrar en el concurso, la hija de Isabel Pantoja no ha podido aguantar el tipo al escuchar las recientes declaraciones de Kiko Rivera sobre su madre.

Jorge Javier Vázquez no ha tardado en sacar a relucir la guerra familiar en cuanto Isa ha aparecido delante de los focos. «La situación entre mi madre me duele porque es un conflicto familiar. Es un alivio llegados hasta este punto, estar aquí», reconocía. Y confesaba que está al tanto de los mensajes que el sevillano ha lanzado contra la mujer que les dios la vida: «Lo sabía, pero prefiero no enterarme».

Telecinco

El presentador le enumeraba los principales titulares que su hermano ha hecho sobre su progenitora. «Muchísima gente jamás pensó que podría llegar a producirse esa batalla entre tu madre y tu hermano. Isabel, tu hermano define a tu madre como prepotente, soberbia y dice que por favor que no diga de sí misma que es una buena madre porque no lo ha sido. Cataloga a tu madre como mala madre«, añadía. La cantante escuchaba atenta, pero a medida que Jorge Javier avanzaba en su relato su rostro se iba desfigurando. Finalmente no ha podido más y ha estallado en llanto.

Isa no quiere oír hablar del enfrentamiento familiar en el ‘reality’

Asraf ha intentado tranquilizarla, así como el resto de sus compañeros de ‘reality’. «Respira, tranquila», le decían. Y es que a Isa parecía faltarle el aire. Ante la posibilidad de que su crisis fuera a mayores, Jorge Javier ha optado por zanjar el asunto de la guerra familiar. «Vamos a dejarlo aquí. Tienes la posibilidad de permanecer ajena si es tu elección. ¿Te parece bien el trato?», le ha preguntado. La respuesta de Chabelita era afirmativa: no quiere saber nada del tema. Claro está cuánto está sufriendo al ver enfrentados a quienes más quiere.

© Redes sociales.

Horas antes de que Chabelita debutara en ‘La casa fuerte’, Kiko Rivera disparaba de nuevo y dedicaba unas palabras en las redes sociales relacionadas con su cruzada parricida. «Eres lo más bonito que me ha pasado en la vida ya que por ti nacen nuestra princesas 🙎🏼🙍🏻‍♀️. Gracias a ti mi vida cambió, tras muchos años de lucha, pero fue por ti solo y exclusivamente por ti💥. La que aguanta mis malos humores, la que convive cada día y sabe todo de mí», señalaba en su cuenta de Instagram. «Eres buena madre, buena esposa, buena amiga y buena persona….💋 Gracias @irenerova24 por haber aparecido en mi vida. Siempre alegre y elegante. ¡Quien no te quiera a ti es que no me quiere a mí!». Con este mensaje ha mostrado su amor y apoyo incondicionales a Irene Rosales después de que su madre haya insinuado que su nuera podría estar moviendo los hilos de esta trama.

«El que tiene que sentir vergüenza es el que engaña»

En sus redes sociales también ha enviado una misiva muy tajante. «No hay que avergonzarse por confiar. El que tiene que sentir vergüenza es el que engaña», explicaba. Así insistía, una vez más, en algo que ya ha mencionado: cree que su madre no le ha contado toda la verdad. Por eso ha pedido a sus abogados que revisen la herencia de su padre. Desde el año 1987, cuando quedó resuelta la herencia de Paquirri (tres años después de su muerte), Isabel Pantoja es propietaria del 52,40% de Cantora. El 47,60% restante era para Kiko, al quien le gustaría poder vender la finca para saldar sus deudas y sanear sus finanzas. Es algo que no ha tenido reparo en reconocer. La finca es grande y costosa de mantener, y su venta supondría unos beneficios que no solo lo ayudarían a mejorar su situación económica: también las de su madre, sobre quien pesan cuantiosas deudas con Hacienda.

«Mi madre no está dispuesta a vender Cantora, no es el momento, mi abuela está mal», ha explicado Isa recientemente en ‘El programa de Ana Rosa’. «Entiendo que Kiko tenga esa necesidad, lo puedo entender. Él puede hacer lo que quiera con su dinero. Mi hermano tiene ya 35 años, tiene una edad. Es una cosa que le dejó su padre. Yo también lo reclamaría».