Chabelita ha sido de las pocas de su familia que se ha acercado a Cantora para felicitar a su madre. Eso sí, quiso hacerlo de sorpresa y junto a alguien muy especial para Isabel Pantoja como es su primer nieto, Albertito. La colaboradora de televisión avisó cuando quedaba apenas una hora para llegar de su presencia, una llamada que hizo mucha ilusión a la tonadillera. Y es que, aunque desde que falleciera doña Ana apenas ha celebrado su aniversario, le sigue haciendo feliz que le acompañen sus seres queridos en una fecha tan señalada.

Isabel Pantoja calle
© Gtres.

«Llegué a la hora de comer…era sorpresa, sabía que mi madre no tenía ganas de celebrarlo. Desde que se le murió su madre ya no quiere celebraciones como antes…Avisé una hora antes para que la puerta estuviera abierta. Llegué a las 3 y algo estuvimos allí con familiares y amigos de mi madre. Hubo gazpacho, pero menos. Estaba súper rico. Les pillé al empezar. Llevé a Alberto, hubo tarta, pero las velas las habían apagado el día anterior«, ha explicado Chabelita sobre el pasado 2 de agosto. La vio bien, tranquila, pero añorando en todo momento a su progenitora, día que, sin ningún género de dudas, supuso un antes y un después para ella. «Su cumpleaños ahora para ella es un día más. Echa de menos a mi abuela». 

Agradecida por este gesto por parte de Chabelita, quien tenía una gran ilusión de ver a su abuela era Albertito a sus 8 años. «No se lo esperaba. Mi hijo me dijo que a él le gustaba estar en los días importantes. Se llevó la sorpresa», ha contado sobre el 66 cumpleaños de Isabel Pantoja. Ve a su madre con ganas de subirse a más escenarios, dado el éxito que ha cosechado en sus últimas actuaciones. «Tiene una gira en América, está muy ilusionada con ello y le saca de su tristeza por lo de mi abuela. Tiene muchas ganas de empezar a cantar», explica.

Anabel Pantoja tía
© Redes sociales.

Quien no estuvo durante la comida es Anabel Pantoja, que ha viajado a Sevilla para reunirse con los suyos. Primero con sus padres y después con su tía Isabel Pantoja, a la que adora y con la que tiene una relación muy bonita. «Es una segunda madre para mí», ha dicho la superviviente en multitud de ocasiones. «Anabel iba a venir, pero tenía que visitar a su madre y a su padre. Creo que ella llegó por la noche (…)», ha revelado sobre la ausencia de su prima en la comida familiar. Aunque no ha sido la única que no ha asistido a la celebración, ya que Kiko Rivera y sus hijas tampoco acudieron debido a la inexistente relación que existe entre ellos. «No hablamos de Kiko. No he llamado a mi hermano y tampoco me he puesto en contacto con las niñas. Sé que le echa de menos, es una impresión mía», finaliza, mientras asegura desconocer si ha existido felicitación por su parte.