Simone Biles y otras compañeras han contado ante el Senado de Estados Unidos los abusos sufridos por parte de un médico de la Selección de Gimnasia USA.


Simone Biles ha vuelto a ser noticia. Esta vez por el duro relato que ha pronunciado amte el Senado, un instante en el que no ha podido evitar derrumbarse. La estadounidense ha asegurado que la Federación estaba al tanto de los abusos que sufrió por parte del ya exmédico de la Federación de Gimnasia Artística de Estados Unidos. Nassar está condenado a 60 años de prisión por tener pornografía infantil en su ordenador, no obstante, su situación judicial se ha complicado con la denuncia de cientos de gimnastas. Un doctor que se transformó en un depredador sexual que llegó a aprovecharse de hasta 70 menores. «He ganado 25 medallas en Mundiales, siete en Juegos Olímpicos, y soy una superviviente de abuso sexual», ha comenzado diciendo la joven.

Simone Biles busca que con sus palabras se puedan evitar situaciones similares, pues, a pesar de que antes ella y otras compañeras permanecían en silencio en el pasado, eso ya ha cambiado. «No quiero que ningún otro joven atleta olímpico ni ningún otro individuo sufra el horror que yo y que otros cientos han soportado y continúan soportando hasta hoy», ha continuado. No les hicieron caso cuando lo denunciaron, dando igual que algunas de ellas insistieran para que se iniciara una investigación. “Nos han defraudado y nos deben explicaciones. Un sistema entero permitió y perpetró (…) Echo la culpa a Larry Nassar y también echo la culpa a todo el sistema que permitió y perpetró ese abuso. USA Gymnastics y el Comité Olímpico y Paralímpico Estadounidense sabían que estaba sufriendo abusos por parte del médico oficial del equipo. Si permites que un depredador dañe a los niños, las consecuencias deben ser rápidas y severas», ha comentado.

Gtres

No fue la única que desgraciadamente cayó en ‘sus garras’, de hecho, otra joven ha explicado que con ella se cometió el mismo error al ningunear su testimonio. «Les conté que Nassar había introducido sus dedos en mi genitales cuando tenía 13 años y me respondieron, ‘¿Eso es todo?'», ha dicho esta joven. Sus testimonios se pasaron por alto y en vez de frenar en seco todo lo que estas niñas estaban viviendo, esto no hizo otra cosa que frustrarlas. «No solo el FBI no hizo una investigación, sino que cuando los agentes federales hicieron un informe 17 meses más tarde con declaraciones falsas sobre lo que había dicho. Estos agentes cometieron un delito”, ha comentado la deportista.

Ahora, además de la investigación que está abierta tras un sistema que ellas consideran fallido, Simone Biles y otras compañeras denuncian que siempre les acompañarán las secuelas y cicatrices tras sufrir unos abusos que jamás olvidarán.