El diseñador Marc Jacobs ha vendido su impresionante mansión de Nueva York por 11 millones de euros, aunque con ello haya perdido un millón de euros


Marc Jacobs pasará a la historia de la moda internacional por ser uno de los diseñadores más destacados y talentosos del mundo, aunque también por ser de los más polémicos y controvertidos. El diseñador se ha embarcado en numerosas polémicas que le han ayudado a acrecentar su fama más allá de las pasarelas, pero esto, unido a su buen hacer con el patronaje, le ha ayudado a encumbrarse en lo más alto en el difícil mundo de la moda. Algo que se traduce también en ser dueño de un ingente patrimonio que se calcula en millones de euros y que ahora podemos comprobar en las fotos de una de sus impresionantes mansiones, a la cual le ha colgado el cartel de ‘se vende’, para así emplear el dineral que le reporta en otra vivienda que se ajuste más a sus necesidades personales.

La mansión de Marc Jacobs lleva su seña de identidad en cada rincón y estancia, pero ahora quizá cambie radicalmente, dado que ha logrado venderla por 11 millones de euros y el nuevo dueño quizá desee ajustar la decoración a sus propios gustos. Sea como fuere, se podría pensar que el diseñador estadounidense ha hecho un buen negocio con la venta de su mansión, pero no es así, dado que en 2009, año en el que la adquirió, pagó por ella 12 millones de euros y lejos de ganar dinero con esta transacción, ha perdido un millón de euros por el camino, pese a que trató de venderla inicialmente por 14 millones.

Marc Jacobs poseía esta mansión en la lujosa zona de West Village, una de las más caras y privativas de Nueva York. Posee 500 metros cuadrados tan solo en lo que es la casa en sí, es decir, los tres dormitorios dobles, la cocina, el salón, el comedor, la lavandería, los dos tocadores… Además, tiene una zona ajardinada en la azotea de otros 130 metros cuadrados. Una casa impresionante no apta para todos los bolsillos que ahora ha cambiado de manos.

Pero, ¿dónde vivirá ahora Marc Jacobs? Tranquilos, que no se quedará en la calle y es que hace apenas unos meses ha adquirido otra vivienda aún más grande, de 600 metros cuadrados que, al parecer, era toda una ganga por solo 9 millones de euros en Westchester, también en Nueva York. Este cambio de aires llegó después de que sentara la cabeza al casarse con el modelo Char Defrancesco. No obstante, él asegura que su decisión de cambiar de vivienda es para “empezar de cero y bajar mi huella de carbono en Manhattan”. Curioso. Quizá por eso también ha decidido deshacerse de gran parte de su colección de arte a través de una subasta, con la que logró amasar 7 millones de euros de golpe.

Más allá de todo esto, lo interesante está en ver cómo era su mansión de West Village que ahora ha vendido por 11 millones de euros, ya sea por cuestiones económicas, personales o, como él mismo dice, ecológicas. Veamos todas las fotos: