Kim Kardashian vuelve a estar en el ojo del huracán. Una vez más la celebrity ha sido demandada por supuestamente realizar un acuerdo fraudulento en el que los participantes han sido los gran damnificados y es que sus datos han sido vendidos posteriormente. Estos aseguran que están siendo actualmente «acosados» por diferentes empresas de anunciantes, por lo que quieren que se tomen cartas en el asunto. Pero, ¿qué podían ganar? Al parecer el premio si ganabas el concurso era un auténtico desfase, pues optabas a ganar unos billetes a Los Ángeles, tres noches en un lujoso hotel, 100.000 euros en efectivo y una jornada de compras en tiendas de lujo. El impacto fue enorme, siendo millones de usuarios de redes sociales los que quisieron optar a ello.

Kim Kardashian with Jonathan Cheban  in Miami
Gtres

Si bien la firma responsable del sorteo sostiene que sí hubo ganadores, lo que se juzga no es eso, sino qué se hizo con todos los datos de las personas que participaron en el mismo. «Los demandantes declaran que han sido invadidos por cientos de anunciantes, los cuales han llegado a ofrecer contenido potencialmente ofensivo y no deseado», aseguran en la demanda que ha interpuesto un grupo de personas que tienen su cuenta en Instagram. Ninguno de los involucrados ha dado declaraciones, al igual que tampoco lo ha hecho la empresa responsable de todo este asunto, eso sí, no han podido evitar que la demanda viera la luz y todas las miradas se posaran en Kim.

Cabe señalar que Kim Kardashian posee 330 millones de seguidores en el universo 2.0, lo que deja claro las reacciones y el feedback que puede tener una de sus publicaciones. La influencer y la compañía del sorteo no han sido los únicos demandados, sino también su excuñado, Scott Disick, tal y como ha explicado el portal TMZ. En este se explica que los organizadores no buscaban premiar a nadie, sino obtener los datos personales de muchísimos usuarios, lo que se convirtió, sin que ninguno de los participantes lo supiera, en un negocio paralelo.

kim kardashian
GTRES

Les reclaman 40 millones de dólares por promocionar un sorteo que ellos tildan de falso, 20 a ella y 2 a él. Varios de los afectados se han reunido para desmontar lo sucedido, aunque no son las únicas personas implicadas del clan. Otros como Kourtney, Khloé, su madre Kris Jenner y Kylie Jenner han promocionado este concurso y si bien no aparecen en la demanda, no han podido evitar verse salpicados por un asunto muy espinoso.