Julián Contreras revive las luces y las sombras de su madre, Carmina Ordóñez

Hay pocas cosas que quedan por decir de la familia Rivera-Ordóñez, una de las más conocidas del panorama nacional y a la que hemos visto ir cambiando a lo largo de los años en las páginas del papel couché. A pesar de ello, la pasada noche se convirtieron en los protagonistas del programa ‘Lazos de sangre’, que repasó los grandes acontecimientos de su historia junto a algunos de sus protagonistas.

Julián Contreras fue el único de los tres hijos de la fallecida Carmina Ordóñez que participó en el programa, donde aprovechó para recordar algunos momentos de su infancia, tanto los felices como los más tristes. Una época que empezó con el divorcio de sus padres, “viví cosas muy escabrosas, fui testigo presencial, lo lamento mucho”, explicaba Julián, que participó en el debate posterior de ‘Amigas y conocidas’.

Carmen Rigalt, una de las periodistas participantes quiso que Contreras le explicara “un episodio extraño que cuenta él en un libro que escribió y es que siendo pequeño en Marrakech amaneció con quemaduras en un brazo”.

«Leído o escuchado parece que es un acto casi de maltrato, pero no. Yo tenía muy pocos años y estaba en medio de fiestas de adultos hasta altísimas horas de la madrugada, casi entrada la mañana y evidentemente pues no son ambientes para un niño. Pero no partía de una actitud descuidada o de una negligencia, parte de un exceso de amor y de cariño, casi de posesión«, quiso dejar claro el coach, que no pudo evitar emocionarse.

En cuanto a la otra rama de la familia, los Rivera, el programa volvió a tocar el tema de la herencia de Paquirri, que hoy en día sigue levantando ampollas. “Isabel se va a Cantora cuando no se podía abrir nada, había un testamento. Hay que respetarlo. Ella fue y abrió la caja fuerte. Lo que hubiese o no hubiese… Se quedó vacía la caja fuerte”, recordaba Antonio Rivera, hermano del torero.

Al final la herencia, que estaría valorada en casi 7 millones de euros, se repartió de la siguiente manera: 45% para Isabel Pantoja, 40% para los dos hijos de Paquirri con Carmen Ordóñez, Fran Rivera y Cayetano Rivera y un 15% para hermanos y padre. Desde ese momento, la relación entre ambas partes quedó rota, a excepción de los hijos del diestro, que siguen teniendo buena relación. El propio Antonio explicó que Isabel ni siquiera llamó a la familia de su marido para darles el pésame: “quedará en su conciencia”, sentenciaba.

13La familia Rivera-Ordóñez ha vuelto a televisión

12El programa ‘Lazos de sangre’ ha repasado los grandes acontecimientos de su historia 

11De los hijos de Carmina, solo Julián ha participado en el programa

10Ha recordado a su madre con lágrimas en los ojos

9Ha querido dejar claro que la relación con sus hermanos es nula pero no mala

8“Una ausencia de relación no implica una mala relación. No tenemos contacto”, dijo

7Reconoce que para su edad vivió cosas muy escabrosas

6

5Su madre le quería tener cerca como «parte de un exceso de amor y de cariño, casi de posesión»

4La herencia del torero terminó por dividir a sus dos familias, la de Isabel Pantoja y la de Carmen Ordóñez

3

2A pesar de los años que han pasado, Francisco y Cayetano solo tienen relación con su hermano Kiko. Con Isabel nada de nada

1