Tras varios meses de cambios por culpa del coronavirus, Paloma Cuevas y Enrique Ponce celebran este sábado la Primera Comunión de su hija.


Paloma Cuevas y Enrique Ponce llevan mucho tiempo dándole vueltas a cómo sería la Primera Comunión de su hija Bianca. Pues bien, este sábado 11 de septiembre por fin podrán vivir en primera persona el día más esperado para su pequeña. Aunque el coronavirus ha retrasado en varias ocasiones la cita, fue hace unas semanas cuando decidieron que fuera justo en este día coincidiendo así con el cumpleaños de Paloma. La cordobesa cumple 49 años y esta vez lo celebrará por todo lo alto en la finca de la Cetrina, donde acaban de colgar, por cierto, el cartel de ‘Se vende’. No acudirá Ana Soria, pero eso no evitará que haya momentos incómodos. La relación no es tan buena como nos han hecho creer y, aunque puede que intenten mantener las apariencias este día, la tensión estará presente durante la celebración.

Paloma Cuevas Enrique Ponce
Gtres

Paloma Cuevas y Ponce tienen previsto poner un altar y sillas para los invitados, siendo después de la misa cuando ofrecerán un cóctel a todos ellos. Del catering se ha encargado un familiar que ha estado presente en muchas de las fechas relevantes para la familia y es que quieren que todo vaya bien. Además de sorpresas que todavía no han trascendido, Enrique Ponce tiene más que claro que se arrancará a cantar algunos boleros y que lidiará unas vaquillas delante de todos los presentes, lo que hará más ameno si cabe esta cita que tantas veces se ha retrasado por culpa de la pandemia. El coronavirus les ha obligado a reorganizar lo que tenían pensado en un principio, pues para ambos es primordial que todo tenga lugar en un entorno seguro.

© Gtres.

Es el primer evento de gran calibre en el que Ponce y Ana se reencontraran con las que fueron sus familias políticas. Este verano se oficializó su divorcio, lo que les ayudó a pasar página tras muchos meses en el ojo del huracán. No ha sido fácil para ninguno de ellos, ya que la polémica les ha acompañado, pues formaban uno de los matrimonios más idílicos de la crónica social. 12 meses después de que SEMANA sacara a la luz su ruptura, Paloma Cuevas y Enrique Ponce firmaron su divorcio, un proceso que se ha dilatado mucho más de lo esperado. Fue difícil llegar a un acuerdo, pero ambos sabían que una vez que se hiciera oficial todo sería más fácil para ambos.

Ella sigue junto a sus hijas y él más enamorado que nunca de Ana Soria. De hecho, hace solo unos días te mostramos fotografías exclusivas de la pareja en altamar y en ellas quedó patente una vez más que se encontraban en su mejor momento. En su versión más romántica pudimos descubrir que, a pesar de los rumores de crisis, Ponce y Ana están muy felices junto al otro.