La sevillana, que lleva tiempo sin ir al baño, podría ser intervenida si no evacúa en las próximas 72 horas.


Malas noticias para Anabel Pantoja. La sobrina de Isabel Pantoja, que lleva semanas de baja desde que se rompió el peroné practicando surf, ha sido ingresada de urgencia en un hospital de Gran Canaria. ¿El motivo? En esta ocasión no se trata de su lesión en la pierna. Lo que le ha sucedido tiene que ver con molestias que padece desde hace tiempo. Su dificultad para ir al baño han hecho que lleve mucho tiempo sin ir al baño, así que si en 72 horas no evacúa, podría llegar a ser intervenida. Así lo ha comunicado Carlota Corredera en ‘Sálvame’.

La colaboradora, que padece problemas intestinales, ha tenido que ir a un centro hospitalario, aquejada de fuertes dolores. Sus compañeros en ‘Sálvame’ conocen bien su particular talón de Aquiles. «Está pasando por un momento muy complicado. No tiene nada que ver con su peroné, pero sí con su alimentación. Porque en el intestino está el segundo problema del ser humano. Anabel tiene un serio problema que tiene que ver con la caca. No estamos hablando de un problema puntual de estreñimiento o un problema de tránsito habitual. Si no le sale la caca… eso duele», señalaba la presentadora. «Si en 72 horas no logra evacuar de heces su organismo la van a tener que intervenir para desatascarla».

María Patiño iba más allá y revelaba datos tan escatológicos como que la sevillana «cuando hace caca hace un montón de ruido en la taza el váter y lo hace con mucha fuerza». Kiko Hernández bromeaba con la situación: «Es que se lo guarda todo». Por su parte, Mila Ximénez, contaba que ella evita este tipo de situaciones tomando «pastillas naturales de aloe vera» porque una vez llegó a estar «28 días sin ir al baño» y hace una semana perdió el conocimiento por la misma dificultad que padece su compañera.

Telecinco

Esta semana, Anabel Pantoja revelaba los motivos por los que su familia le ha dado la espalda. Aunque habla «todas las mañanas» con Irene Rosales para saber cómo están sus sobrinos, su primo Kiko Rivera prefiere evitar hablar con ella de la guerra que ha emprendido contra su madre. Chabelita, por su parte, tampoco desea hablar con ella sobre las intimidades de la tormenta que se ha desatado en Cantora. Además, está muy ocupada y apenas tiene tiempo para hablar con ella. Una situación que a la sevillana ha llegado a molestarle mucho. Tanto, que no ha ocultado su indignación: «Si tiene tiempo para llamar a una revista, podría haberme llamado a mí. Cuando salió del reality la llamé y a los dos días le escribí para que me llamara y contarle cómo estaba el tema y me escribió por whatsapp que estaba muy liada», decía hace unos días, cansada de las evasivas de Isa cada vez que quiere ponerse en contacto con ella. «Mi prima no quiere hablar de estos temas conmigo tampoco». 

A todo esto se suma el silencio de su tía, que guarda silencio en Cantora, de donde no sale desde hace semanas. «Mi tía está bastante cabreada y no quiere saber nada. Lo pasó muy mal con lo de Kiko… Sé que mi tía está mal. Tengo una comunicación por ella y por mi abuela pero poco más», ha dicho Anabel sobre la tonadillera.

«Mi prima no quiere hablar»

Anabel no ha podido rendirse a la evidencia y ha confesado que los miembros de su familia no quieren hablar con ella porque trabaja en televisión. Ser parte del equipo de ‘Sálvame’ la obliga a hablar constantemente de lo que sucede en el seno de su familia, y esto ha provocado que sus seres queridos se mantengan cautos con ella. «Me dejan al margen porque trabajo en ‘Sálvame«, ha explicado la andaluza.

No cabe duda de que no ha sido un buen año para Anabel Pantoja. Este año, en el que tenía dar el ‘sí, quiero’ a su pareja, ha tenido que aplazar su boda con Omar Sánchez debido a la pandemia, se ha roto el peroné y apenas ha podido ver a su familia por culpa del confinamiento y las restricciones de movilidad consecuencia de la crisis del Covid-19. Un año atípico que ha intentado sobrellevar con la mejor actitud.