El matrimonio formado por Ana María Aldón y José Ortega Cano afronta un momento decisivo. La fuerte crisis sentimental, unida a distintas desavenencias familiares se han convertido en las principales causas del distanciamiento en la pareja. «Me parece muy fuerte que mi mujer diga esas cosas de su marido», afirmaba el torero hace unos días. Unas declaraciones que recoge el último número de la revista SEMANA. La colaboradora no ha tardado en reaccionar a estas palabras.

ortega-cano-1
SEMANA.

«A mí me han parecido fuertes muchísimas cosas. Yo no sé a qué se refiere exactamente. Yo no ataco a mi marido. Él es una bellísima persona. Estoy cansada de decirlo», ha afirmado Ana María Aldón durante su intervención en el programa ‘Ya es verano’. Todo en referencia a una confesión que realizó la andaluza recientemente, dijo que la convivencia en el matrimonio era distante y no dormían juntos. «Si le ha molestado yo le pido perdón. Nunca lo he hecho con ninguna intencionalidad. Sin darme cuenta, posiblemente, le he hecho daño. Es una cosa obvia. Llevamos meses así y es una realidad. Si tanto le ha molestado le pido perdón. No vengo aquí a hablar mal de él y no me gusta que se hable mal». Asimismo explicaba que no le habían disgustado sus declaraciones públicas mostrando su malestar por las palabras de su mujer.

Ana María Aldón se sincera

La colaboradora no esconde que está atravesando un momento difícil en su matrimonio. «Yo también quiero a mi marido y no vengo aquí a hacerle daño. Eso no quieta que para defenderle a él, me tengan que vapulear a mí». Cuando le han preguntando qué debería hacer el torero para encauzar la situación, su respuesta ha sido la siguiente: «A veces es mejor irse y hacer falta, a estar y no significar nada». Explicaba que con la persona que menos problemas ha tenido es precisamente con su marido, pero la situación se ha enquistado.

Ana María Aldón
Telecinco

«Prácticamente no tengo problemas, son cosas de cualquier pareja. Pero cuando han entrado en discordia terceras personas con intención de hacer daño, ahí yo no puedo hacer nada. Yo llevo muchos años capeando temporales y llega un momento en el que no. No voy a cambiar a nadie. No le pido a nadie que cambie por mí. No espero nada, tampoco que luche por el matrimonio. Solo espero sanarme y recuperarme».

La colaboradora ha confirmado que actualmente no tiene ningún tipo relación con la familia Ortega Cano. También que no entiende cómo todo el mundo puede hablar públicamente menos ella. «Ha sido unas de las cosas que me ha torturado hasta el punto de caer como caí. Todo el mundo puede hablar y yo no. Es algo que ya no me importa tanto. Siempre hablo desde el máximo respeto. No soy perfecta y sé que puedo cometer fallos».