La mujer de Kiko Rivera desveló que el motivo de dejar la televisión era recuperarse de un complicado momento, pero hay una causa más que ella no ha explicado. ¿Qué otra cosa le ha llevado a Irene Rosales a tomar esta decisión tan drástica?


Irene Rosales ha dado uno de los bombazos más inesperados de la televisión. La mujer de Kiko Rivera anunció entre lágrimas hace unos días que dejaba de colaborar en el programa ‘Viva la vida’, donde ha hecho grandes amigos. Esta decisión ha sido muy difícil de tomar, pero llega después de los intensos meses a los que se ha tenido que enfrentar tanto ella como el dj, en plena lucha contra su madre, Isabel Pantoja

La sevillana quiere recuperarse y centrarse en ella después de estos meses tan duros. Irene Rosales no puede más y va a comenzar su nuevo camino para recuperarse y estar al 100% por sus hijas, su marido, sus compañeros y el resto de su familia. «Necesito buscar mi apoyo en mí misma, necesito tiempo y pensar muchas cosas. Necesito ahora mismo estar conmigo misma. Estoy segura de la decisión, es algo que tenía en mente desde hace mucho. Sé que es lo mejor para mí«, sentenciaba.

Sin embargo, entre las causas de haber tomado esta decisión podría haber más. Y es que tal y como dejó caer su cuñada, Chabelita Pantoja, en el programa en el que colabora, Irene podría estar recibiendo amenazas de muerte a través de las redes sociales. La joven aseguró que Irene había recibido amenazas de muerte y que eso era duro. La mujer de Kiko Rivera ya compartió este desagradable suceso hace unos meses, cuando explicó que recibía cartas muy duras en su domicilio.

Irene Rosales podría seguir recibiendo amenazas de muerte

© Telecinco.

En marzo de esta año, Irene confesaba la situación tan difícil que atravesaba ella y su marido por culpa de unas cartas anónimas que le llegaban (y que podrían seguir recibiendo) a su domicilio familiar donde residen con sus doshijas pequeñas, Ana y Carlota. La colaboradora decidía usar sus redes sociales para denunciar públicamente la situación que está viviendo, que aseguraba que se acercaba ya al «acoso».

«Os dije que denunciarais una cuenta porque recibo insultos, de vez en cuando me nombran a mis padres y ahí es cuando no puedo más, pero lo que nunca os he contado es que recibo en casa cartas, como tres o cuatro cartas a la semana, de gente desconocida donde lo más bonito es que somos unas malas personas. Imaginaros todo lo demás», comenzaba diciendo Irene Rosales visiblemente enfadada por la situación que tiene que estar viviendo en su propia casa.

«Muchos me estáis diciendo que denuncie, pero no puedo denunciarlo porque la mayoría de las veces viene sin nombre. Tan solo pone el nombre de mi marido o mi nombre y nuestra dirección y ya está«, confiesa. «Así que no entiendo nada», sentencia Irene Rosales muy preocupada por el hecho de que personas desconocidas se acerquen a su casa a dejar cartas anónimas. Un hecho que hace que tanto ella como Kiko estén aterrados ante esta situación.

La situación se volvió insostenible y tuvo que denunciar

© Redes sociales.

Esta situación podría haberse ido ahora de las manos y podría ser ahora uno de los motivos por los que ha dejado la televisión. Una decisión que le ha costado tomar, pero que la toma para intentar recuperarse y poder centrarse en ella. «Hay un ambiente en el trabajo que a mí me ha dado mucha vida porque todos mis compañeros habéis estado conmigo en el peor momento de mi vida, me da alegría porque he conocido a personas maravillosas«, decía entre lágrimas.