La colaboradora de ‘Sálvame’ está viviendo el peor momento de su vida tras anunciar el cáncer de pulmón. Unos días después, su hija Alba Santana aterriza en Madrid.


Mila Ximénez está viviendo una de las etapas más complicadas de su vida después de que anunciara la noticia más dura de su vida, la de que tiene cáncer de pulmón. Desde ese momento, la colaboradora de televisión ha decidido mantenerse al margen para someterse a un tratamiento para superar la enfermedad. Además de apoyarse en su familia, Mila ha contado con el incondicional apoyo de grandes compañeros de profesión.

Su hija Alba Santana, que vive en Amsterdam (Holanda), ha estado muy cerca de ella en todo momento a pesar de la distancia. Ahora, unos días después de que su madre anunciara la peor de las noticias, ha tomado la decisión de viajar a Madrid para reencontrarse con ella. Hay que destacar que la crisis sanitaria provocada por el coronavirus hace que los vuelos internacionales no se hagan con la afluencia de antes.

Pero nada más ha podido, Alba ha cogido un avión para venir a Madrid. Lo ha hecho sola, con una pequeña maleta, resguardada en una mascarilla para evitar los contagios y oculta en unas gafas de sol. Ha llegado al aeropuerto Madrid Barajas, donde se ha encontrado con los medios de comunicación.

Alba Santana llega a Madrid para ver a su madre

Nada más aterrizar, ha salido a la zona donde esperan los familiares. A ella no le esperaba nadie. Ha salido hablando por teléfono y no ha contestado a ninguna de las preguntas de los periodistas. Ha salido a la zona exterior del aeropuerto a toda prisa y se ha montado en un taxi. Desde el coche ha saludado a los medios.

Alba siempre se ha decantado por mantener su vida personal en un discreto segundo plano, a pesar de ser hija de quien es. Desde el extranjero viaja con asiduidad para ver a su madre y ahora el motivo es todavía más de peso. La hemos visto pocas veces en un plató, pero se atrevió a ir a la casa de Guadalix de la Sierra para ver a la colaboradora durante su presencia en ‘GH VIP’.

La hija de Mila estará deseando abrazar a su madre. Madre e hija han pasado separadas el confinamiento. Y es que desde que se decretara el Estado de Alarma en España el pasado 14 de marzo, no se han podido ver. Por eso, cuando han abierto las fronteras con Europa, Alba no ha dudado en dejar a su marido Aviv Miron con sus dos hijos y poner rumbo a la capital española.

Poco después se producía el reencuentro entre Mila y su hija en el domicilio de la colaboradora de televisión. Al rato han salido para irse, probablemente a comer juntas. Mila ha saludado a los periodistas y ha esperado un rato junto a su hija para que pudieran hacerle fotos. «El reencuentro con mi hija ha sido maravilloso», decía a Europa Press. Además, ha explicado que está muy positiva y que sigue con el tratamiento. Este fin de semana descansa y tendrá que retomarlo el próximo lunes.

Así ha sido el reencuentro de madre e hija

Alba fue la primera persona que se enteró

Mila ha anunciado que le ha resultado muy difícil decir esta noticia a la audiencia en pleno directo. Antes de hacerlo público ha hablado con su hija Alba y la ha informado de todo. «No lo he contado porque necesitaba hablar antes con mi hija. Ella no se lo esperaba. No se lo podría contar hasta que mi médico me dijera qué nombre tenía y qué tratamiento iba a hacer. He pasado mucho miedo». Cuando le diagnosticaron la enfermedad, sintió pánico: «Tengo miedo a morir».