Sassa de Osma anunció esta semana que está esperando su primer hijo junto a Christian de Hannover, lo que le sitúa en un grupo de riesgo si contrae el coronavirus. Por ello, de manera responsable, ha decidido hacer cuarentena voluntaria en su casa de Madrid


Ahora, en los medios de comunicación, nos toca hablar de malas noticias, con el crecimiento incesante de los casos de coronavirus en España y en el resto del mundo y el goteo de personas que han perdido la vida por la expansión de la pandemia. No obstante, nos dieron un respiro a principios de semana, cuando comenzó a estallar la enfermedad en casi todos los países de Europa, al conocer una buena noticia que tanta falta hacen estos días: Sassa de Osma, la esposa del príncipe Christian de Hannover, está embarazada de su primer hijo.

Sassa de Osma y Christian de Hannover están radiantes de felicidad. Su matrimonio de casi tres años ha sido bendecido con la feliz noticia de que esperan su primer hijo en común, aunque el anuncio ha llegado, quizá, en el peor momento, ahora que el coronavirus amenaza con contagiar a cualquiera y hacer perecer a las personas de riesgo, al presentar patologías que aumentan el peligro que, de por sí, supone el Covid-19. Entre ellos, un riesgo añadido para las mujeres que están embarazadas, como es el caso de la propia Sassa de Osma.

Ante este peligro, Sassa de Osma ha decidido recluirse en casa y apoyar con ello el movimiento que se está extendiendo por todos los países con grandes focos de infección: “Yo me quedo en casa”. Así la hemos podido ver en plena cuarentena en su casa de Madrid para evitar ser contagiada con el coronavirus y que esto pueda afectar tanto a ella como al correcto desarrollo de su ilusionante embarazo. Aunque no pueda salir de casa, nada le impide que disfrute de un poco de aire fresco, como así ha dado la oportunidad a los paparazzi de que la inmortalicen en su terraza viendo cómo se vive en la calle este caos sanitario, mientras se hidrata con agua.