Federico y Mary de Dinamarca han tomado una importante decisión relativa a sus cuatro hijos. Según la prensa danesa, la pareja ha decidido que sus vástagos continúen en el extranjero, en concreto en un internado en Suiza, a partir del próximo mes de enero. La noticia ha sido confirmada por la Casa Real del país.

Mary de Dinamarca: nuevo golpe de efecto en París

9Estudiarán en un exclusivo internado suizo

A comienzos de 2020, los cuatro hijos de Federico y Mary de Dinamarca se trasladarán a Suiza para continuar sus estudios en un internado. Será concretamente en enero cuando viajen al país centroeuropeo para formar parte de un exclusivo centro escolar.

Mary de Dinamarca conquista París con moda danesa

8El nombre del colegio no se ha revelado

Por motivos de seguridad, la Casa Real danesa no ha querido revelar el nombre del centro, pero todo parece indicar que se trata de un centro privado de élite. Allí, los cuatro hijos de Federico y Mary recibirán la formación de más alto nivel, centrada en niños y jóvenes de las familias más acaudaladas de Europa.

Mary de Dinamarca ya es (oficialmente) Reina suplente

7Abandonarán sus estudios en la escuela pública

 

Hasta la fecha, los príncipes Christian, de 13 años, Isabella, de 12, Vincent, de 8, y Josephine, que suma 8 primaveras, habían recibido una formación pública en su país natal. Los herederos al Trono danés optaron por centros públicos desde el principio de su andadura académica. Una decisión que fue aplaudida por los daneses.

Mary de Dinamarca vuelve al trabajo en zapatillas

6Una costumbre de la realeza

Al igual que sucede en otras casas reales, es habitual que los ‘royals’ elijan internados para sus hijos en algún periodo de su formación académica. Se trata de una práctica habitual en casi todas las familias de ‘sangre azul’ en Europa. La experiencia de un internado permite a las nuevas generaciones establecer relaciones con compañeros de otras nacionalidades y otras culturas. Asimismo, es una manera de conocer sistemas educativos diferentes a lo que conocen en sus primeros años de infancia. Esto no solo les permite aumentar sus conocimientos: también ayuda a mejorar su capacidad de adaptación y adquirir mayor perspectiva en las relaciones sociales. Una herramienta vital para el trabajo que desempeñarán en el futuro como representantes de su linaje.

Federico y Mary de Dinamarca acogen a la reina Margarita en sus vacaciones

5El príncipe también estudió en un internado

Al igual que su hermano Joaquín, Federico de Dinamarca pasó varios años estudiando en la prestigiosa Ecole des Roches, en Normandía, Francia. Su madre, la reina Margarita, también estudió en un internado para niñas en Inglaterra: el North Foreland Lodge. Ella y sus dos hermanas, la princesa Benedicta y la exreina Ana María de Grecia, fueron alumnas durante años del centro. También recibieron formación en el instituto Le Mesnil de Suiza.

Mary de Dinamarca, tan chic con la Primera Dama Brigitte Macron en París

4Mary estudió en colegios públicos

Nacida en Australia, e hija de un profesor universitario de matemáticas, Mary estudió en centros públicos. Cursó la educación primaria en Waimea Heights de 1978 hasta 1982. Realizó sus estudios de secundaria (entre 1983 y 1986) en el Taroona High School. Más tarde siguió sus estudios superiores en el Hobart Matriculation College.

La belleza de Nicolás de Dinamarca eclipsa a su padre en su 50 cumpleaños

3Una decisión muy comentada

2

La decisión de Mary y Federico no ha pasado por alto en Dinamarca, donde la marcha de sus cuatro hijos a un internado ha sido una de las noticias más comentadas por los medios del país.

Letizia, señalada por copiar a otras royals: ¿estamos seguros?

1Estudiarán en el internado de manera temporal

Lo único que ha adelantado el matrimonio es que se trata de una decisión temporal. Los cuatro hijos de Mary y Federico estudiarán en el internado durante un tiempo determinado, cuya duración no han adelantado, pero no se trata de una medida definitiva.

Margarita de Dinamarca cumple 79 años y sus nietos le roban los flashes

Te desvelamos por qué los príncipes de Dinamarca siempre sonríen