Esta semana, la princesa Victoria de Suecia está teniendo una agenda de lo más ocupada. Si este miércoles la vimos acudiendo a una visita de la federación LGTBI+ con el príncipe Daniel en Estocolmo, su agenda de hoy la trasladaba a un acto mucho menos agradable. Para cualquier ser humano. La hija de los reyes suecos ha acudido a un funeral por las víctimas del accidente aéreo que tuvo lugar la pasada semana. 

Victoria de Suecia, vestida de negro y con un semblante serio, ha acudido a la Gran Catedral de Estocolmo donde ha tenido lugar el acto religioso en homenaje a las 176 víctimas fallecida, algunas de ellas suecas,  tras la caída del Boeing 737-800 de Ukraine International que tuvo lugar cerca de Teherán (irán) con rumbo Kiev (Ucrania) poco después del despegue desde la primera ciudad. Ninguno de los pasajeros salió con vida del fatídico accidente. «Según los datos preliminares, todos los pasajeros y la tripulación están muertos», escribió en Facebook el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, que expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas.

Victoria de Suecia se ha mostrado muy afectada en el funeral

Este acto religioso ha estado presidido por Victoria de Suecia. De hecho ha sido el único miembro de la Familia Real sueca que ha acudido a este acto religioso. Cada vez son más los actos a los que acude la princesa representando a la Corona sueca. A pesar de esto, no hay indicios de que el rey Carlos Gustavo de Suecia tenga intención alguna de abandonar el trono y cederle el reinado a la heredera. Algo que ya han hecho otras casas reales europeas, como el caso de la española.