Este lunes, Iñaki Urdangarin ha sorprendido a España entera al conceder su primera entrevista tras conseguir la libertad condicional. El aún marido de la Infanta Cristina se ha puesto delante de los micrófonos de ‘El Partidazo de la COPE’, presentado por Juanma Castaño. Tan solo unas horas después de que la madre de Ainhoa Armentia rompiera su silencio en ‘Viva la vida’, el exduque de Palma ha hablado alto y claro en la que es su primera toma de contacto voluntaria con un medio de comunicación después de anunciarse su separación y de conseguir un importante paso que lo acerca cada vez más a una vida libre.

Ha sido una intervención histórica que será recordada por varios motivos. Era la primera vez que el que fuera duque de Palma se ponía delante de las cámaras motu proprio. Y la primera vez también que se le ha preguntado por temas tan delicados como su paso por la cárcel, la relación con su familia o cómo afronta el futuro ahora que ha abandonado el trabajo en el despacho de abogados donde conoció a Ainhoa Armentia. Sin embargo, el encuentro entre ellos no ha sido todo lo fluido y confortable que hubieran deseado ambos. A medida que avanzaba la entrevista, el exdeportista se mostraba cada vez más tenso.

Ha recordado sus días en la cárcel: «No es una situación que me gustaría recordar»

En su charla con el periodista deportivo, Iñaki Urdangarin ha arrancado hablando de su hijo Pablo: «Ha recibido una educación razonable. Su carácter lo ayuda a superar situaciones de estrés de forma cómoda». Cree que este es capaz de «afrontar el estrés con buenos resultados». De su vástago se ha mostrado orgulloso. «Tiene las ideas más o menos claras» o «Nos ha demostrado que puede hacerlo bien» han sido dos de las afirmaciones que ha hecho sobre el joven. Incluso ha respondido con naturalidad sobre el ejemplar comportamiento de Pablo ante la prensa tras estallar el escándalo familiar.

Ese primer arranque de la entrevista se desarrollaba con más o menos relax. Pero el ambiente se ha ido caldeando cuando Juanma Castaño avanzaba y se metía de lleno en cuestiones como su ingreso en prisión o qué lo ayudó a sobrevivir a sus dos años entre rejas. «Prefiero que eso sea una etapa que haya quedado atrás. No me gustaría destapar en un programa deportivo una etapa personal. Prefiero mirar adelante. He cerrado esta etapa con un comportamiento muy bueno en un tiempo extraordinariamente rápido. No es una situación que me gustaría recordar», decía.

Iñaki Urdangarin libertad condicional
Foto: Gtres

La lectura de cientos de libros y hacer más de dos horas de deporte diarias lo ayudaron a mantenerse fuerte durante su estancia en la prisión de Brieva. «Mi vida ahora es normal. Yo miro para adelante. No tengo problemas psicológicos y la gran ilusión que tengo es de volver a reinventarme. Lo que quiero es volver a arrancar. Los deportistas aprendemos a levantarnos a seguir el rumbo de nuestra nave y a continuar hacia adelante», confesaba el vasco. Ha hablado de manera clara en todo momento, aunque a cada nueva pregunta de Castaño se producían prolongados suspiros. No se sentía demasiado a gusto y así lo ha dejado constar.

Lo de mirar «hacia adelante» fue una de sus respuestas más recurrentes. Iñaki ha dejado claro en más de una ocasión que quiere encontrar trabajo cuando antes: «Acabo de acabar un ciclo y he dejado este despacho y me enfrento libre y solo a esta situación nueva que lo considero una gran oportunidad… Estoy en una etapa en la que reinventarme, reiniciar el mundo laboral para poder afrontar la vida después de la experiencia que he vivido y voy a centrar mi energía en eso».

Llegaba un momento de la conversación en la que Juanma Castaño le ha comentado abiertamente que no tenía por qué sentirse incómodo. «Esto es un programa deportivo y llevamos un rato sin hablar de deporte», espetaba Urdangarin. Era inevitable que el periodista entrara de lleno en asuntos como los que abordó de manera directa, y su invitado era consciente de ello, pero este no ha ocultado que no le resultaba agradable comentarlos.

Juanma Castaño, a Iñaki Urdangarin: «Te noto tan incómodo que no quiero hacerte pasar un mal rato»

Al final de la charla, Juanma ha puesto las cartas sobre la mesa: «Te noto tan incómodo con temas que no tienen que ver con el deporte que no quiero hacerte pasar un mal rato». Iñaki, serio, replicaba: «No estoy pasando un mal rato, pero venía a un programa deportivo y pensaba que íbamos a hablar más de temas deportivos… No pasa nada». El locutor insistía: «Te lo dije al principio, que te iba a tratar con respeto y que te iba a preguntar de todos los temas que son noticia. Tú eres una persona que eres una figura del deporte de este país y además de eso hay una connotación muy especial. Y como puedes entender, soy periodista. Si tengo a un personaje de la relevancia de Iñaki Urdangarin es como si tú estás solo delante del portero y tiras la pelota a la grada en vez de apuntar a la portería». Iñaki se limitaba a decir: «Muy bien, ese es tu punto de vista. Yo te lo respeto».

Finalmente, Juanma Castaño decidía poner punto y final a su encuentro con él antes de lo previsto: «Espero que te vaya muy bien y que la vida vaya por el camino de la felicidad, que si tú dices que has cumplido y que estás tranquilo, la ley dice que has cumplido. Mucha suerte».