Victoria Federica ha sido vista junto a su pareja y sus amigos saltándose el toque de queda impuesto en Madrid, pues salía pasadas las 12 de una vivienda.


Victoria Federica sigue saltándose las medidas que han impuesto en la Comunidad de Madrid. A pesar de que la nieta del rey Juan Carlos es consciente de que hay muchas miradas puestas en ella y de que al igual que el resto debe cumplir el toque de queda, entre otras normas, ella parece hacer caso omiso. Vic ha vuelto a ser vista junto a su pareja, Jorge Bárcenas, y otros amigos en un coche que salió este jueves de una vivienda pasadas las 12 de la noche, aunque no se pueda estar en la calle de 12 a 6 de la madrugada. La joven es reincidente y ha sido vista un número incontable de veces en las que no daba ejemplo en tiempos de confinamiento. Como acudiendo a fiestas en las que no se respetaba la distancia de seguridad o no se llevaba mascarilla, o en la calle cuando no se puede estar si no tienes un motivo de peso, siendo solo este un ejemplo de las comprometidas situaciones en las que las cámaras le han sorprendido.

Vídeo de Europa Press

A pesar de que Victoria Federica ha sido vista visiblemente enfadada las últimas veces y no ha querido comentar nada al respecto, no parece estar cómoda cuando se da cuenta de que una vez más volverá a ser noticia por este asunto. En pleno estado de alarma la hija de la infanta Elena fue vista en Jaén, ciudad a la que se fue a pasar el confinamiento junto a su chico y un gran amigo de la pareja, lo que provocó que una vez más estuviera en el punto de mira.

Gtres

La tensión en ella es palpable y así lo demuestra que después de tropezarse con un periodista llegara a espetarle frente a las cámaras: «¿En serio me estás haciendo esto?». Victoria Federica perdió los nervios, a pesar de que siempre suele permanecer en silencio, y estalló contra los reporteros gráficos insistiendo en que «eran muy pesados«. La joven no está satisfecha con que muchas de las veces que se salta el confinamiento sea vista y esto trascienda y es que esto le ha valido un aluvión de críticas en las redes sociales.

Su actitud, ajena a las medidas impuestas ante la crisis sanitaria, le ha llevado a ser el foco de atención en varias ocasiones. Hace apenas unos días se vio cómo la policía irrumpía en una fiesta donde ella se encontraba, instante en el que los agentes accedieron a una conocida sala de fiestas de Madrid pasadas las 12 de la noche una vez más. Al salir del local, la ‘royal’ y su novio, el Dj Jorge Bárcenas, se encontraron con la multa que le habían puesto al vehículo del joven, lo que terminó de completar su noche, llena de contratiempos.