Victoria Federica es uno de los miembros de la Familia Real española que más vida pública hace. La joven cuenta con una vida de lo más intensa, lo que le llevó el pasado mes de junio a celebrar por todo lo alto su 18 cumpleaños, bajo la atenta mirada de familiares y numerosos amigos.

Sin embargo, durante esta fiesta no solo fue ella la protagonista. Y es que sus amigos la sorprendieron con un regalo de lo más original: un cerdito vietnamita, del que ahora parece haberse cansado la hija de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar. Este animalito, que apareció en diferentes fotos de la fiesta rodeado con una bandera de España, fue la sorpresa del evento.

La joven no podía estar más feliz, pero parece que ha encontrado una vida mejor para su mascota. Y es que ha pasado de estar en casa con Victoria Federica a una granja escuela, según publica Vanity Fair. Rodrigo I de España, que es el nombre que recibió el cerdo vietnamita, ha empezado una nueva vida lejos de la Familia Real española.

El motivo de esta decisión es por «la normativa aprobada por el Gobierno el pasado marzo prohibía el cerdo vietnamita como mascota por su expansión incontrolada cuando sus dueños los abandonan».