Los Reyes Felipe y Letizia hacen las maletas y dan el pistoletazo de salida a su gira de verano en las Islas Canarias, donde no han faltado anécdotas y momentos curiosos. Durante más de un mes no pararán de viajar por España.


Los Reyes Felipe y Letizia comienzan hoy una nueva etapa. Nueva tras el desconfinamiento y el fin del estado de alarma; nueva en muchos sentidos después de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Sus Majestades esperaban con ganas a que las ‘fronteras’ entre las diferentes regiones se abrieran para abordar un plan muy ambicioso y personal: acercarse a todos y cada uno de los rincones de España para conocer de primera mano su situación tras la pandemia y reactivar con su presencia los sectores económico, social y cultural. Ese día ha llegado y los Reyes han dado esta mañana el pistoletazo de salida en Canarias. Será una gira que les llevará por las 17 comunidades autónomas y les ocupará durante más de un mes durante este verano, sin parar, de norte a sur y de este a oeste.

Don Felipe y Doña Letizia han decidido empezar por las Islas Canarias, el territorio nacional más alejado de la península, y han aterrizado en Las Palmas de Gran Canaria, primer destino de su intenso periplo por nuestro país. Poco antes del mediodía se han presentado en la Casa-Museo de Benito Pérez-Galdós, escritor oriundo de aquí y del que este año se celebra su centenario. A continuación, aproximadamente una hora más tarde, los Reyes se han desplazado hasta el Paseo de Las Canteras, la famosa playa, al que ha seguido un encuentro con el sector del Turismo y la Hostelería, esenciales para la economía de la isla, en el hotel Santa Catalina. La visita a la capital grancanaria se produce también justo cuando se conmemora (23 y 24 de junio) la Fundación en 1478 de la «Muy Noble y Muy Leal Ciudad Rea de Las Palmas de Gran Canaria».

Después del almuerzo privado y sin apenas descanso, los Reyes Felipe y Letizia proseguirán sus actividades por la tarde, pero ‘saltando’ a otra isla. Sobre las 17:45 llegan a Tenerife previsiblemente sobre las 17:45, en cuyo aeropuerto comprobarán las medidas sanitarias adoptadas de cara a la apertura de los viajes procedentes de Europa. Desde ahí se trasladan a la finca El Confital, una plantación de fruta canaria. A esta seguirá la visita a la planta Las Moradas (Bonnysa), empaquetadora y distribuidora de frutas y hortalizas, donde se encontrarán con alrededor de 20 productores y cooperativistas, agricultores, ganaderos, pescadores y representantes del desarrollo rural de Canarias.

Los viajes de los Reyes continuarán esta misma semana en las Islas Baleares, otro archipiélago fundamental para el ámbito del turismo nacional, que poco a poco va recuperando el pulso, si bien teniendo en cuenta todas las precauciones contra el virus.