Por fin ha llegado la noche más esperada. El Palacio Real se ha engalanado como nunca para recibir a los líderes de la 32ª cumbre de la OTAN, que se celebra en Madrid los días 28 y 28 de junio. Los reyes Felipe VI y Letizia tienen una apretada agenda para estos días. Sin embargo, no han querido dejar un detalle al azar en la que es la que es su primera gran cita de relevancia internacional en calidad de anfitriones. Así, se han esmerado para sorprender a los líderes de la Alianza Atlántica con un recibimiento por todo lo alto en el Salón del Trono. Allí ha arrancado el saludo de Sus Majestades a sus invitados.

GTRES
GTRES

Y es que no todos los días se juntan en un mismo espacio -en este caso el palacio más grande de Europa Occidental- los principales líderes políticos del momento. Entre ellos, el matrimonio Biden, los Macron… que forman parte de los 30 aliados y otra decena de países invitados y sus acompañantes. Son en total unos 60 invitados a los que Sus Majestades han recibido por todo lo alto. Con un menú con sabor español elaborado por Paco Roncero y con un despliegue de medios a la altura de las circunstancias. Desde el pasado lunes se ha trabajado a fondo para que no falte un detalle. Se ha desempolvado y sacado lustre a estatuas y lámparas, se han cosido algunas alfombras, se han colocado arreglos florales en palacio y se ha revisado al milímetro los manteles, la cubertería y la cristalería que vestirán las mesas en la cena de gala.

El despiste de Begoña Gómez, mujer de Pedro Sánchez, con el protocolo

Los primeros en saludar a los monarcas en el tradicional besamanos han sido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su mujer, Begoña Gómez. Estos se han hecho un poco de lío a a hora de colocarse para la foto. Pero la Reina Letizia, (guapísima, por cierto, con un vestido que ya llevó en los Premios Princesa de Asturias) en cuestión de segundos, les ha dicho dónde debían situarse ante las cámaras según marca el protocolo. De la ristra de saludos ha llamado la atención la gratitud del primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, que ha acudido a la cita en solitario y les ha expresado: «Sois muy amables». También el primer ministro de Canadá, -también sin la compañía de su esposa- Justin Trudeau, se ha mostrado muy cercano con los Reyes y ha conversado brevemente con ellos sobre las horas que ha pasado en Madrid.

Robert Smith
Robert Smith

Sin duda, el momento estelar de la noche ha tenido lugar cuando han llegado los Biden. La Primera Dama de Estados Unidos ha apresurado el paso para poder llegar lo antes posible a su encuentro con Letizia, con la que lleva dos días de intensa agenda en la capital. Ambas han compartido confidencias ante la mirada de sus maridos. Estos tampoco han tardado en entablar conversación. Tan buen rollo han tenido que, sin darse cuenta, han formado un corrillo de lo más coloquial, intercambiando opiniones y risas como si la prensa de todos los rincones del planeta no estuviera delante de ellos… Es lo que tiene tener buen rollo con alguien: se te olvida que estás en un palacio ante la mirada atenta de millones de espectadores (la recepción ha sido retransmitida en directo tanto por la Casa de Su Majestad el Rey como por numerosos medios).