Los monarcas han trasladado su interés por el estado de los pacientes ingresados y su agradecimiento por el esfuerzo continuado de todos los profesionales sanitarios


Desde palacio, pero trabajando día a día contra la pandemia del coronavirus que está azotando nuestro país. Los Reyes don Felipe y Doña Letizia han contactado esta sábado con dos de los principales centros hospitalarios de Galicia: el Hospital Universitario de A Coruña y el Hospital “Álvaro Cunqueiro” de Vigo. Unas llamadas gracias a las cuales han contado con el testimonio de primera mano de Luis Verde Remeseiro, director gerente del Área Sanitaria de Coruña y Cee, y con Julio García Comesaña, director gerente del Área sanitaria de Vigo.

A través de ambas conversaciones se ha analizado cómo se está afrontando la pandemia en la Comunidad Autónoma gallega. Los Reyes han trasladado su interés por el estado de los pacientes ingresados y su agradecimiento por el esfuerzo continuado de todos los profesionales sanitarios y de los imprescindibles servicios auxiliares. El Hospital Universitario de A Coruña cuenta con 1.400 camas y ha puesto en marcha un dispositivo asistencial específico para Residencias de Mayores.

Además, es centro de referencia autonómica, donde se gestiona la Atención Primaria que está soportando ahora el mayor número de pacientes y también con gran actividad trasplantadora de órganos que están logrando mantener. Luis Verde Remeseiro, con formación de médico de familia y experiencia de 22 años de gestión hospitalaria, era gerente del Hospital de Santiago de Compostela cuando se produjo el accidente del tren Alvia en Angrois, en 2013 y los Reyes, entonces Príncipes de Asturias, visitaron a los heridos y familias de las víctimas.

El Hospital “Álvaro Cunqueiro” de Vigo tiene una capacidad habitual de 950 camas, ampliable a 1.200 además de otras 350 en el complementario Hospital de Meixoero. El conjunto del Área de Gestión sanitaria de Vigo abarca 42 centros de salud, 10 puntos de atención continua y tres hospitales con un total de 7.000 profesionales para dar cobertura de Salud a una población de un millón de habitantes. Julio García Comesaña, actual gerente del Área de Gestión Integrada de Vigo, es físico de formación, con carrera enfocada a la investigación y partícipe en numerosos proyectos europeos de innovación sanitaria.

El Rey, en contacto directo con otros servicios esenciales

Don Felipe está muy implicado en la crisis sanitaria que atraviesa el país y está trabajando estos días desde su despacho en el palacio de la Zarzuela donde ha hablado esta mismo sábado con Ángel Córdoba, presidente de APROSER (Asociación Profesional de compañías privadas de Servicios de Seguridad) sector también afectado por el estado de alarma. Muy reclamados en algunas de sus funciones, pero con productividad mermada en otras de sus actividades, a causa del confinamiento que ha provocado cierres temporales de empresas y locales.

El presidente de APROSER ha trasladado a don Felipe la doble cara de la realidad actual en la seguridad privada en España: necesidad de trabajo reforzado en algunos lugares y baja laboral temporal o definitiva en otros.

Asimismo, el monarca ha conversado con el Presidente del Consejo del Transporte y la Logística de CEOE, Rafael Barbadillo, que también preside el Consejo Nacional de Transporte Terrestre y la patronal CONFEBUS (Confederación Española de Transporte en Autobús). La actual crisis generada por la pandemia del COVID-19 ha provocado una drástica caída de la demanda de movilidad de mercancías y de viajeros, como consecuencia del decreto del estado de alarma.

Pero a la vez ambos –mercancías y viajeros- han continuado prestando servicios para garantizar el acceso para, por un lado, proveer de equipos médicos, medicamentos, alimentos, combustible, entre otros, y por otro, para permitir que las personas que tienen que desplazarse, principalmente por motivos laborales (personal sanitario, supermercados, policías…), lo hayan podido hacer con una oferta de transporte suficiente.

Por eso quieren poner en valor su condición de sector de importancia estratégica y consideran necesario preservar el tejido productivo de la movilidad para que, una vez superada la situación y levantadas las restricciones a la movilidad, las empresas tengan la capacidad de poder ofrecer los niveles necesarios para atender a la demanda de la movilidad de las personas y mercancías, como condición básica de su calidad de vida y para sus necesidades cotidianas, y para acceder a servicios públicos básicos y a otros de carácter esencial.

No existe aún normativa alguna aprobada hasta la fecha con motivo de la situación del COVID-19 que contenga medidas para el transporte público, aún cuando las actuaciones establecidas han afectado gravemente a estos servicios y colocan en riesgo la viabilidad de sus operaciones.

El transporte por carretera en España se desarrolla a través de 59.200 empresas de transporte de mercancías y 3.150 de transporte de viajeros, la mayoría de ellas PYMES. Siendo el parque de camiones de 255.000 y el de autobuses de 42.000. Y el empleo total generado es de 1.070.000 trabajadores.