Esta edición de los Premios Princesa de Asturias viene marcada por el coronavirus, lo que ha obligado a introducir cambios importantes, desde el escenario hasta los invitados.


El próximo viernes 16 de octubre se entregan en Oviedo los Premios Princesa de Asturias, una de las citas culturales más prestigiosas no solo de España sino también del mundo. Como siempre estará presidida por los Reyes Felipe y Letizia, acompañados por sus hijas, la Princesa Leonor (con un papel relevante dado que son los premios que llevan su nombre) y la Infanta Sofía, además de la presencia incontestable de la Reina Sofía. En esto nada ha cambiado respecto a los últimos años, pero es evidente que esta edición no será la misma. Se cumple el 40 aniversario de los galardones, una fecha redonda digna de celebrar, pero también estará marcada inevitablemente por la pandemia del coronavirus.

Las circunstancias sanitarias han obligado a la Fundación Princesa de Asturias a realizar todo un giro de guión que ha supuesto un enorme esfuerzo de coordinación y organización para adaptarse a las medidas obligatorias y que estos galardones sean un evento completamente seguro. Si cada año los retos son inmensos, este 2020 sin duda quedará impreso en la memoria por muchos motivos. De momento, empezando por el cambio de escenario: del querido teatro Campoamor al hotel de la Reconquista, donde por cierto se aloja toda la Familia Real en los días que pasan en Oviedo y también los galardonados. La ceremonia central tendrá lugar a partir de las 18:30 en el Salón Covadonga, donde justamente se firmaron las actas de constitución de la Fundación en 1980 y en el que tradicionalmente los Reyes recibían en audiencia a los galardonados y patronos de la institución unas horas antes de la gala.

El hecho de convertir el hotel ovetense en un espacio multicultural «ante la situación excepcional  generada por la pandemia de la Covid-19», según explican desde la Fundación, y con el principal objetivo de «preservar la salud de las personas y minimizar el riesgo de contribución a la expansión del virus», ha provocado que el nuevo acto cuente con un aforo muy reducido y sin público en la sala. Habitualmente se congregaban más de 1.000 personas en el teatro, desde políticos a miembros de la sociedad y familiares de los presentes.

NO ACUDEN TODOS LOS GALARDONADOS, PERO TODOS SE LLEVAN SU PREMIO

Por todo esto, la institución ha dejado a elección de los propios galardonados su asistencia o no a la ceremonia, dado que provienen de distintos países de residencia y existen diversos criterios restrictivos a la hora de poder viajar. Dicho esto, de las ocho categorías de premiados, han confirmado su asistencia presencial cinco de ellas. Entre ellos no faltarán el piloto Carlos Sainz (Deportes); Andrea Morricone, hijo del compositor Ennio Morricone (Artes), fallecido hace unos meses; y una representación del colectivo de sanitarios españoles en primera línea contra la Covid-19 (Concordia). Los demás intervendrán en la ceremonia de forma virtual, a través de mensajes en vídeo.

Según los estatutos, si un premiado no acude a recoger su galardón, solo se le hará entrega de un diploma acreditativo y no podrá recibir el resto de de la dotación: una escultura de Joan Miró, una insignia y 50.000 €. Pero en esta edición no será así, tal y como acordó la Fundación en una reunión extraordinaria el pasado abril. Todos los premiados, vayan o no vayan a la entrega en Oviedo, obtendrán su dotación completa.

Para los medios de comunicación que cubren estos Premios princesa de Asturias también supone un reto informativo. Dadas sus pequeñas dimensiones, no todos los profesionales acreditados podrán estar en el Salón Covadonga, optándose por un pool de prensa (unos pocos fotógrafos trabajan en representación de todos y facilitan su material) en esta sala y otro pool en el Patio de la Reina, por donde harán su entrada los Reyes junto a sus hijas y Doña Sofía. Los redactores (uno por medio) deberán seguir el acto a través de pantallas instaladas en otro salón del hotel de la Reconquista. Asimismo, las distintas televisiones dispondrán de un punto concreto en el interior del hotel para realizar sus conexiones y directos. Incluso el cuaderno de trabajo que cada edición facilitaba a los periodistas el departamento de Comunicación de la Fundación esta vez está disponible solo en formato digital en la Sala de Prensa Virtual.

Huelga decir que debido a las medidas de prevención a causa de la pandemia, el acceso a todos los actos programados durante los Premios será muy restringido y sujeto a las normas establecidas. Es decir, todo el mundo deberá utilizar siempre las mascarillas y mantener la adecuada distancia de seguridad. Durante los días previos a la gala también se desarrolla la Semana de los Premios, un programa cultural lleno de actos (29 esta edición), que también se ha adaptado a las especiales circunstancias sanitarias ajustando sus formatos, combinando el presencial y el virtual, así como los aforos. La gran mayoría de actos presenciales tienen lugar en la antigua Fábrica de Armas de La Vega, en Oviedo, un espacio que reúne las condiciones de amplitud y ventilación idóneas para la seguridad de los asistentes.

La Fundación Princesa de Asturias también hace gala de su conciencia ecológica y ha renovado un año más de su compromiso para reducir el impacto medioambiental generado por sus actividades y compensando la huella de carbono producida. En colaboración con ECODES, los Premios disponen de la etiqueta Evento CeroCO2. Y además este año aporta cuatro vehículos eléctricos para los desplazamientos del personal de la institución.

En definitiva, los Premios Princesa de Asturias 2020 serán muy diferentes, pero no en la esencia, que es distinguir y reconocer la labor los mejores en diferentes campos y siempre con la Familia Real al frente.