Los Reyes Felipe y Letizia no han faltado a una cita de hondo calado histórico y emocional. Hoy se ha conmemorado un hecho que nadie nunca deberá olvidar: la existencia de los campos de concentración durante la II Guerra Mundial. Hoy en concreto se recordaba el 75 aniversario de la liberación del de Auschwitz-Birkenau, en Polonia, durante la ocupación de la Alemania Nazi. Allí perecieron más de un millón de personas, la mayoría judíos, en las cámaras de gas y luego incinerados. Una cifra que provoca escalofríos, para la que en esta jornada se han sumado Jefes de Estado y de Gobierno en el mismo centro del horror.

Don Felipe y Doña Letizia, vistiendo de riguroso luto, han visitado las instalaciones del infame campo de concentración, situado cerca de la ciudad de Cracovia, y allí han depositado una corona de flores, ante la cual han mantenido un respetuoso silencio en memoria de las víctimas. También han recorrido los distintos pabellones que componen el campo, en cuyo interior se encuentran recuerdos, objetos personales y testimonios de la enorme barbarie. Después de esto se han trasladado al cercano campo de Birkenau, donde ha tenido lugar la ceremonia propiamente dicha por la liberación del campo y donde han coincidido con otros miembros de la realeza.

1Traspasando la entrada de Auschwitz

Los Reyes han traspasado la tristemente célebre puerta de entrada al campo, en el que se puede leer, en alemán, la frase: «El trabajo hace libre».

2El símbolo del horror

3Recorriendo el campo

Don Felipe y Doña Letizia, acompañados por las distintas autoridades, se han paseado por el que fue uno de los centros de la barbarie nazi, muy cerca de Cracovia.

4Entre escalofríos

Allí han recorrido parte de las instalaciones que se conservan, que con el tiempo se agrandaron con la construcción del campo de Birkenau, a unos 3 kilómetros de este.

5Los Reyes han depositado una corona de flores

6Una oración por las víctimas

7Ante el llamado "Muro de la Muerte"

8También han visitado el museo en el interior

Una vez dentro de los distintos pabellones, que albergan el museo de la memoria, han podido ver los rostros de muchas de las personas que perdieron la vida.

9La emoción de los Reyes

Era inevitable sentir la emoción al comprender la tragedia que tuvieron que sufrir víctimas y supervivientes. Los Reyes se han mostrado visiblemente conmovidos.