La familia Urdangarin continúa en el foco de la noticia después del reciente anuncio de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin de «interrumpir» su relación matrimonial. Sus cuatro hijos siguen con sus quehaceres diarios ajenos a la repercusión mediática. Precisamente en el último partido de balonmano que ha jugado Pablo Urdangarin con el FC Barcelona en Segovia ha contado con el apoyo de su hermano, Juan Valentín. Este último se vio sorprendido por las preguntas de los reporteros a quienes atendió con mucha amabilidad. 

«Estoy aquí para disfrutar del partido. Muchas gracias», señaló el joven a la entrada del partido. También habló brevemente sobre cómo se encuentra su familia después de que salieran a la luz pública las sonadas imágenes de su padre con su compañera de trabajo, la vitoriana Ainhoa Armentia. «Está todo bien», afirmó sin entrar en más detalles. Asimismo, el joven aseguró que su abuelo, el rey Juan Carlos, se encuentra bien tras haberse contagiado de coronavirus. Una noticia que se ha dado a conocer esta misma semana por la que el monarca emérito tuvo que ser trasladado al hospital. Allí permaneció controlado en todo momento por los médicos.

El papel clave de Pablo Urdangarin

La separación de sus padres ha convertido a Pablo Urdangarin en una auténtica estrella mediática que ha traspasado nuestras fronteras. Tanto es así que, incluso, cuenta con un club de fans internacional dedicado a su carrera en el Barça de balonmano. Un grupo en el que está al frente una joven mexicana y que tiene más de 1.500 seguidores. «Soy Monárquica desde que vi a este deportista dando la cara por su familia», se puede leer en uno de los post de este club.

Gtres
Gtres

Desde que se desatara el nuevo escándalo en la familia, Pablo Urdangarin se ha convertido en un portavoz totalmente improvisado. No solo ha atendido amablemente en numerosas ocasiones a la prensa, también se ha ganado el cariño de muchos espectadores. Esta misma semana se le vio firmando autógrafos y fotografiándose con niños y adolescentes a la salida de uno de sus compromisos profesionales. Un momento en el que volvió a demostrar una gran simpatía accediendo con una sonrisa a la petición de aquellos que le solicitaron un selfi.

«Hola, todo bien, gracias. Estoy llevando todo esto bien, ya estoy acostumbrado a la presión mediática, la verdad. Es lo que hay. Estamos todos bien y contentos», afirmaba recientemente haciendo gala de su habitual naturalidad. También aseguró no tener ningún reparo en conocer personalmente a Ainhoa Armentia en el hipotético caso de que tuviera la posibilidad. «No sé, si se da la oportunidad, no tengo inconveniente en conocer a Ainhoa Armentia», dijo.