La infanta se ha sumado a las primeras vacaciones en familia del exduque de Palma después de tres años encarcelado en en la prisión de Brieva.


Este verano está siendo muy especial para la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. La hermana del Rey Felipe VI y su marido disfrutan de unas vacaciones en el lugar donde, durante años, han veraneado en familia. Las playas de Bidart, cerca de la localidad francesa de Biarritz, es el lugar elegido por el matrimonio para desconectar estos días en compañía de sus cuatro hijos. Desde que ingresó en prisión por los delitos cometidos en el caso Nóos, en 2018, no habían podido estar juntos en verano. Es, por tanto, el primer verano que pasa el clan en esta nueva etapa de ‘semilibertad’ para el exdeportista.

A la infanta Cristina no la veíamos en las costas del país vecino desde el verano de 2017. Después de aquello llegó la hecatombe judicial para el que fuera jugador de balonmano… y años complicados en los que la hija de Don Juan Carlos y Doña Sofía ha tenido que hacer frente, sola, a la crianza de su prole. En todo este tiempo se ha mostrado discreta, pero quienes forman parte de su círculo íntimo conocen el calvario que ha tenido que pasar. Momentos de tensión, de nervios, de ansiedad, de soledad…

Ahora, los años terribles parecen haber quedado atrás. Y toca celebrar que la familia vuelve a poder reunirse, una vez más. En esta gran fiesta familiar, este reencuentro por todo lo alto, no se ha quedado fuera alguien que es de vital importancia para la infanta Cristina: su hermana, la infanta Elena. Han estado juntas en las duras y en las maduras. La hija mayor de los reyes eméritos nunca le ha dado la espalda, y por eso han querido compartir con ella estos días de verano a su lado.

Gtres.

Según ha publicadoEl diario vasco‘, la infanta Elena ha decidido unirse a su hermana y su cuñado en sus día de relax en la costa francesa. Tal y como ha adelantado el citado medio, la duquesa de Lugo fue fotografiada el miércoles 12 de agosto en una de las playas de Bidart con Cristina y su marido. Junto a ellos también se encontraban algunas de las hermanas y sobrinos del exduque de Palma, en un grupo formado por unas ocho personas. Cabe recordar que tradicionalmente, la pareja se escapaba al país galo en compañía de los familiares del vasco, encabezada por su madre, Claire Liebaert Courtain. Esta, de origen belga, tiene un gran vínculo con la zona, donde veraneó durante años con su marido, el ingeniero industrial Juan María Urdangarín Berriochoa, fallecido en el año 2012.

En las fotos se puede ver a la familia relajada, pasando un día en la playa, y las infantas tomando el sol en bikini. Días de mucho relax, especialmente para Urdangarin, que ahora vive en Vitoria para estar más cerca de su progenitora. Ella es una de las piezas claves de estas reuniones familiares en Bidart que, tres años después, vuelven a hacerse realidad.