El matrimonio disfruta ya del verano en Bidart junto a sus hijos, después de que Iñaki Urdangarin haya conseguido el tercer grado.


Los últimos años no han sido nada fáciles para la familia Urdangarin, pero ahora empiezan a ver la luz al final del túnel. La condena de Iñaki Urdangarin por varios delitos económicos relacionados con el Caso Nóos hizo que ingresara en prisión en junio de 2018, y desde entonces ha tenido que vivir lejos de los suyos. Aunque desde principios de este año su situación ha ido mejorando al serle concedido el tercer grado, por el que goza de un régimen de semilibertad. Es por esto por lo que ahora mismo el exduque de Palma puede disfrutar de una especie de vacaciones. Y con toda a su familia a su lado, como hacía mucho tiempo que no se le veía.

Gtres.

Bidart, un enclave situado en el País Vasco francés, ha vuelto a ser el refugio perfecto para el clan Urdangarin. Y allí ya se les ha podido captar a todos juntos, según publica Hola. Están Iñaki, su esposa, la Infanta Cristina, y tres de los cuatro hijos de la pareja. Una estampa para la que había que remontarse hasta el verano de 2017.

En las fotografías se observa a la familia pasando un día cualquiera en la playa, con sus toallas, sus sillas y parapetos solares y las tablas para practicar surf. El matrimonio ha hecho gala durante todo este tiempo de su fortaleza, superando esta difícil prueba pese a viento y marea. Por otro lado están sus hijos: Pablo, Miguel e Irene. Llama la atención el estirón que ha dado la joven, de 16 años, y los gestos cariñosos constantes hacia su padre. Ambos se han echado mucho de menos. La benjamina es la única que actualmente vive con la Infanta Cristina en su residencia de Ginebra (Suiza).

El resto de los chicos Urdangarin ha ‘volado’ del nido. El mayor, Juan, ha finalizado su carrera de Relaciones Internacionales en Reino Unido. Pablo ha seguido los pasos en el balonmano de su padre y , tras su paso por un equipo alemán y otro francés, ahora juega en el Barça. Además estudia Ingeniera Ambiental en Barcelona. Y Miguel cursa Ciencias del Mar en Londres.

Así pues, este reencuentro en verano está siendo de lo más grato. Pablo y Miguel ya son todo unos hombretones, altos y fuertes, a los que les encanta el surf.

Iñaki Urdangarin ahora vive en Vitoria, para estar más cerca de su madre, Claire Liebaert. Ella tampoco suele faltar en estas citas en Bidart, además de los hermanos y sobrinos de Iñaki. El marido de la Infanta Cristina trabaja como asesor en el despacho de abogados Imaz & Asociados, aunque tiene que ir a dormir de lunes a jueves en el Centro de Inserción Social. Además, puede salir todos los fines de semana y disponer de 48 días de permiso al año y la posibilidad de salir al extranjero.

Ahora que Iñaki Urdangarin ya está recuperando cierta normalidad en sus costumbres, solo tiene en mente ya una próxima fecha importante: a partir del 1 de mayo de 2022, cuando haya cumplido dos terceras partes de la condena, podrá solicitar la libertad condicional adelantada.