La durísima situación de Iñaki Urdangarin: saldrá en diciembre, pero estará solo hasta entonces

Iñaki Urdangarin está viviendo un auténtico calvario en prisión. Saldrá de la cárcel en diciembre, cuando le den el tercer grado, pero hasta entonces está solo, sin amigos, con visitas muy esporádicas de su familia y con la certeza de que su vida cambiará para siempre

La situación de Iñaki Urdangarin no es la que se esperaba para un yerno del Rey de España. Su popularidad ha caído y se ha visto ensuciada por sus movimientos dentro de la trama del ‘caso Nóos’, que le hace cumplir condena en una prisión de mujeres en Brieva. Lleva cerca de un año entre rejas y su futuro próximo no pinta que vaya a ser mejor, porque su situación no tiene visos de cambiar en los próximos meses y es que no gozará de permisos penitenciarios hasta el próximo mes de diciembre. Y eso como mínimo.

La infanta Cristina cumple 54 años con dos tristezas y una media alegría

Iñaki Urdangarin está solo. En la cárcel no ha hecho amigos y no tiene ni tan siquiera la opción de hacerlo, porque se encuentra en un módulo separado del resto de presas, al ser el único hombre en dicha penitenciaría. Los días se le hacen eternos y ya no sabe cómo matar las horas ni los días hasta que pueda de nuevo recuperar la libertad.

“Escribe cartas todo el rato en su celda”, aseguran fuentes penitenciarias a ‘Informalia’, que señalan que su situación en la cárcel es desesperante, al no tener compañía y pasar los días solo y sin conversación. Así deberá permanecer al menos seis meses más. El próximo mes de agosto, la Junta de Tratamiento de Brieva revisará su caso y se le podrá otorgar el segundo grado. Eso sí, no le cambiarán de prisión y deberá seguir cumpliendo su condena en solitario.

Los permisos penitenciarios para poder salir y disfrutar de la compañía de los suyos sin tener que verse entre rejas será a partir del mes de diciembre. A finales de año se revisará de nuevo su situación y se planteará la posibilidad de un tercer grado, tras haber cumplido la cuarta parte de su condena por diversos delitos fiscales, fraude y malversación de fondos públicos. Así, podría comenzar a salir algún fin de semana para compartir nuevos momentos con su mujer, la infanta Cristina, y sus hijos.