El exduque de Palma ha pasado el fin de semana con su madre en Vitoria, pero a la cita familiar no lo ha acompañado su mujer.


Poco a poco, Iñaki Urdangarin recupera su vida. Desde que obtuvo el tercer grado penitenciario el pasado febrero ha podido abandonar la cárcel de Brieva, donde ingresó por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y delito contra la Hacienda Pública por el caso Nóos, el marido de la infanta Cristina ya hace una vida relativamente ‘normal’ en Vitoria, la ciudad donde vive su familia. Este lunes se le ha podido ver disfrutando de un paseo con los suyos en el centro de la ciudad. Lo acompañaba su círculo más íntimo y su madre, Claire Liebaert. La gran ausente de esta cita fue su mujer, quien no lo ha acompañado en esta ocasión.

Iñaki Urdangarin y su mujer Cristina acaban de cumplir 24 años casados

Llama la atención que la hija de los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía no estuviera con él en una semana tan importante para la pareja. Hace apenas unos días, ambos cumplían su 24 aniversario de boda. Fue el 4 de octubre de 1997 cuando contrajeron matrimonio en la catedral de Barcelona ante más de 1.400 invitados. Ya ha pasado casi un cuarto de siglo desde entonces y siguen tan unidos como el primer día, a pesar de todas las vicisitudes a las que han tenido que hacer frente.

GTRES

Puede que hayan celebrado ya su aniversario de boda en la intimidad. Lo cierto es que en este paseo en familia, la Infanta ha sido la gran ausente. A Iñaki se le veía relajado, ataviado con ropa casual, andando en todo momento del brazo de su madre, con la que mantiene una excelente relación.

La infanta Cristina sigue viviendo en Ginebra

Para el exjugador de balonmano, su presencia en Vitoria está siendo una oportunidad de otro de compartir con sus seres queridos el tiempo perdido. Ahora que ha fijado su residencia en la ciudad vasca, una de sus prioridades es sacar todo el partido a los momentos con las personas a las que más quiere. La Infanta, por su parte, sigue viviendo en Ginebra con su hija pequeña, Irene, de 16 años y estudia en el Ecolin suizo. Sus tres hijos mayores, Juan Valentín, Pablo y Nicolás están repartidos entre Madrid, Barcelona y Londres.

GTRES

No cabe duda de que a Urdangarin le ha sentado bien su nueva vida. El pasado mes de marzo estrenó su trabajo en un bufete de abogados tras su entrada en prisión. Se trata de la firma Imaz&Asociados, ubicada en la Plaza de los Fueros de la ciudad.

El despacho de abogados que lo ha fichado a está especializado en operaciones mercantiles, tributarias y laborales. En él, el cuñado del rey Felipe V realizará labores de consultor y administrativas. Este nuevo puesto le permitirá reducir sus tiempos de condena real. Además, alternará el trabajo presencial con el teletrabajo. Esta modalidad mixta le permitirá acudir al despacho tan solo algunos días de la semana. El resto podrá cumplir con sus obligaciones desde casa.

GTRES

Este nuevo trabajo para Iñaki supone también el comienzo de una esperada nueva etapa que pone fin a sus años más sombríos y difíciles dentro de la cárcel. En la actualidad, el marido de la infanta Cristina cumplirá lo que le queda de condena en régimen de semilibertad en la prisión de Zaballa, en Álava, donde dormirá de lunes a jueves. Por su parte, los fines de semana los tendrá libre y se quedará en casa de su madre, Claire Liebaert, de la que no se separa.

El nuevo hogar de Urdangarin es ahora la residencia materna, situada en una urbanización privada de 27.000 metros cuadrados. Esta dispone de zonas comunes y está completamente cerrada, por lo que está restringido el acceso a los no residentes. Esto garantiza la privacidad de sus movimientos. Al menos, los que hace una vez que llega el fin de semana y le toca dormir con su progenitora, de 85 años.

© Gtres

Cabe recordar que a Iñaki Urdangarin le fue concedido recientemente el régimen de tercer grado, lo que implicó su traslado a su vez desde la cárcel de Brieva (Ávila) hasta el Centro de Inserción Social de Alcalá de Henares (Madrid), al que solo acudía para dormir. El resto de días iba a hacer labores de voluntariado en el Hogar Don Orione de Pozuelo de Alarcón (Madrid), y tenía libres los fines de semana. A tales efectos había inscrito como su domicilio de referencia la casa de la Infanta Elena, su cuñada, en Madrid.

Ya ha sido vacunado contra el coronavirus

Cuando solicitó el traslado a Vitoria, el exdeportista alegó en su petición el arraigo en el domicilio materno y la obtención de su nuevo trabajo en un bufete de abogados.