El Rey Felipe ha vuelto a hablar, de manera excepcional, ante los españoles. Lo habitual es que solo se dirija al país para el tradicional Mensaje de Navidad que se emite en Nochebuena, pero las circunstancias en las que nos encontramos debido a la crisis del coronavirus han obligado a una nueva intervención. La segunda en sus casi seis años de reinado, tras hacerlo aquel 3 de octubre de 2017, solo dos días después del referéndum ilegal celebrado en Cataluña. A las 21 horas de la noche, el monarca ha aparecido en televisión, ante un atril colocado en el palacio de La Zarzuela, para lanzar el siguiente mensaje:

«Buenas noches,

Permitidme que me dirija a vosotros, en unos momentos de mucha inquietud y preocupación por esta crisis sanitaria que estamos viviendo, no solo en España sino en toda Europa y en el resto del mundo.

Esta tarde me he reunido con el Presidente del Gobierno y con el Comité Técnico de Gestión del Coronavirus para analizar las últimas informaciones sobre la epidemia y las medidas adoptadas tras la declaración del Estado de Alarma, que nuestro sistema democrático prevé en la Constitución. Todo el Estado, todas las Instituciones públicas, están volcadas en resolver esta crisis que constituye nuestra prioridad esencial y todos los españoles pueden sentirse protegidos.

Estamos haciendo frente a una crisis nueva y distinta, sin precedentes, muy seria y grave, que pone en riesgo nuestra salud en cada rincón de España. Pero también, y de forma muy traumática, altera y condiciona nuestras costumbres y el desarrollo normal de nuestras vidas, el empleo y nuestras empresas; en definitiva, nuestro bienestar.

Pero también es una crisis que estamos combatiendo y que vamos a vencer y a superar.

Ante esta situación, lo primero que quiero hacer es enviar todo mi cariño y afecto, junto a la Reina y nuestras hijas, a tantas familias en toda España que desgraciadamente han sufrido la pérdida de alguno de sus seres queridos. También lo hacemos a todos los que estáis especialmente afectados, tanto en lo personal como en vuestro entorno, por este virus y sus consecuencias. A todos vosotros, mucha fuerza y mucho ánimo.

En segundo lugar, hoy es más de justicia que nunca dar las gracias a todas las personas, entidades y servicios públicos, sin excepción, que están ayudando y se están sacrificando por los demás. Y quiero personificar esa gratitud en uno de ellos:

Sabíamos que tenemos un gran sistema sanitario y unos profesionales extraordinarios; a ellos quiero dirigirme ahora: tenéis nuestra mayor admiración y respeto, nuestro total apoyo. Sois la vanguardia de España en la lucha contra esta enfermedad, sois nuestra primera línea de defensa.

Los que todos los días y a todas las horas del día, estáis cuidando a los afectados, curando a los enfermos, dando consuelo y esperanza a los que lo necesitan.

Vuestra profesionalidad, entrega a los demás, vuestro coraje y sacrificio personal son un ejemplo inolvidable. Nunca os podremos agradecer bastante lo que estáis haciendo por vuestro país. No os puede sorprender que desde las casas de toda España se oiga un aplauso emocionante y sentido. Un aplauso sincero y justo, que estoy seguro que os reconforta y os anima.

Hay momentos en la Historia de los pueblos en los que la realidad nos pone a prueba de una manera difícil, dolorosa y a veces extrema; momentos en los que se ponen a prueba los valores de una sociedad y la capacidad misma de un Estado. Estoy seguro de que todos vamos a dar ejemplo, una vez más, de responsabilidad, de sentido del deber, de civismo y humanidad, de entrega y esfuerzo y, sobre todo, de solidaridad –especialmente con los más vulnerables–, para que nadie pueda sentirse solo o desamparado.

Ahora debemos dejar de lado nuestras diferencias. Debemos unirnos en torno a un mismo objetivo: superar esta grave situación. Y tenemos que hacerlo juntos; entre todos; con serenidad y confianza, pero también con decisión y energía.

Ahora tenemos que resistir, que aguantar y tenemos que adaptar nuestros modos de vida y nuestros comportamientos a las indicaciones de nuestras autoridades y a las recomendaciones de nuestros expertos para ganarle al virus. Todos debemos contribuir a ese esfuerzo colectivo con nuestras actitudes y nuestras acciones, por pequeñas que sean.

Sé que es fácil decirlo, y también sé que no es nada fácil hacerlo en estas circunstancias: organizarse cada uno en su trabajo, en su casa, con su familia, o con sus hijos. Pero es lo que debemos hacer por el bien de todos. Porque todos y cada uno somos parte de la solución de esta crisis.

Esta es una crisis temporal. Un paréntesis en nuestras vidas. Volveremos a la normalidad. Sin duda. Y lo haremos más temprano que tarde: si no bajamos la guardia, si todos unimos nuestras fuerzas y colaboramos desde nuestras respectivas responsabilidades.

Recuperaremos la normalidad de nuestra convivencia, la vida en nuestras calles, en nuestros pueblos y ciudades; la economía, los puestos de trabajo, nuestras empresas, nuestros comercios, nuestros talleres… España recuperará su pulso, su vitalidad, su fuerza.

A lo largo de los años hemos pasado por situaciones muy difíciles, muy graves; pero, como las anteriores, esta también la superaremos. Porque España es un gran país; un gran pueblo que no se rinde ante las dificultades.

Este virus no nos vencerá. Al contrario. Nos va a hacer más fuertes como sociedad; una sociedad más comprometida, más solidaria, más unida. Una sociedad en pie frente a cualquier adversidad. Gracias a todos, ánimo y adelante»

GRABACIÓN DEL MENSAJE

Han sido alrededor de 7 minutos en una intervención sencilla y sobria, en un único plano con el monarca mirando a la cámara. Previamente a la emisión del mensaje, el Rey había mantenido una reunión informativa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de los miembros del comité técnico de gestión del coronavirus: los ministros de Defensa, Margarita Robles; Sanidad, Salvador Illa; Interior, Fernando Grande-Marlaska; y Transporte, José Luis Ábalos, así como los cinco responsables técnicos operativos de cada uno de los departamentos. La cita ha tenido lugar en el Salón de Audiencias de La Zarzuela y bajo las normas sanitarias y de distancia física establecidas.

Una vez finalizada, sobre las 7 de la tarde, se ha procedido a la grabación del mismo por parte de un equipo de Televisión Española desplazado al palacio de La Zarzuela. El escenario elegido ha sido la sala Magnolias. El Ente Público es el responsable de todas las alocuciones oficiales del Rey Felipe, pero esta vez tenían muy poco margen de tiempo para realizarlo. Entre las 7 pasadas y poco antes de las 8 de la tarde. No ha sido en directo, pero casi.

Don Felipe reaparecía en medio de una situación complicada también a nivel familiar. Recordemos que el pasado domingo, en un gesto inédito y contundente, decidía renunciar a la herencia económica de su padre, el Rey Juan Carlos, y además le quitaba su asignación pública (de alrededor de 200.000 euros). Con ello atajaba de raíz su relación con las últimas informaciones que vinculan al monarca emérito con supuestos negocios millonarios en paraísos fiscales.

Muy cerca de allí estaban su esposa, la Reina Letizia, y sus dos hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, quienes en estas semanas cumplen a rajatabla con las condiciones restrictivas impuestas por el Gobierno y las autoridades sanitarias para no salir de nuestras casas. En el caso de Letizia, además, se da el hecho de que está en cuarentena, ya que aunque dio negativo en la prueba del coronavirus, debe extremar las precauciones al haber estado en contacto con la ministra Irene Montero, infectada con el virus.

Con esta intervención, Don Felipe se suma a los mensajes similares a través de la televisión que han ido ofreciendo estos días los otros Reyes europeos, como Harald de Noruega, Felipe de Bélgica, Margarita de Dinamarca y Alberto de Mónaco. Todos ellos han hablado de esperanza y unión frente al desafío de esta pandemia.