Una curiosa coincidencia une al humorista y los monarcas. El cómico ha revelado de qué se trata en ‘El Hormiguero 3.0’.


Joaquín Reyes tiene una cosa en común con los Reyes Felipe VI y Letizia. Más que una cosa, se trata de una curiosa coincidencia. En su visita a ‘El Hormiguero’, el humorista ha revelado de qué se trata.

La casa del «recopetín» en la que ha dormido Joaquín Reyes… y los monarcas

Y es que durante sus vacaciones de verano, el comediante ha permanecido en una residencia en la que también han pernoctado Sus Majestades los Reyes. «Sí, yací en esa cama», contaba a Pablo Motos. «¿Y sabes que noté algo raro? No es cómoda esta cama. Y entonces levanté y había un guisante», bromeaba.

El de Requena le ha pedido que diera todos los detalles del interior de la casa, ubicada en Almería. «La casa fuimos allí a verla y dije: ‘Joder, qué casa, qué salón, qué vistas que habitaciones’. Y me dijeron: ‘No, es la de invitados’. Me conformaba con la de invitados. Fuimos a ver la otra y era el recopetín», añadía.

«De repente me apetecí hacer cosas que nunca hago», como tomar «agua con gas». Con su habitual sentido del humor Joaquín Reyes apuntaba: «¡Qué pronto me acostumbro a lo bueno!».

La casa en la que se alojó era tan exclusiva que «abrías una puerta y había un masajista de pies para las noches. Vino una persona a darme un masaje a la casa. Me hizo un masaje por la mañana y me dijo: ‘¿Te puedo decir una cosa?’ Tienes un bloqueo emocional. ‘Todavía no he ido al baño’, le dije. A lo mejor se puede confundir».

Joaquín Reyes estrena montaje teatral: «Festejen la broma»

El cómico acudía al plató del programa de Antena 3 para presentar ‘Festejen la broma’, un espectáculo teatral que comenzará el próximo 18 de septiembre en el Teatro La Latina de Madrid. Reyes explicaba que el título de la obra «está en imperativo para que sepan que me tienen que reír las gracias aunque sea con mascarilla, pero que las celebren porque si no me vengo abajo». El presentador aclaraba, además, que los asistentes «lo que tienen que hacer es reírse más fuerte».

Aunque todo el tono de su entrevista con Motos se produjo en tono de broma, Joaquín Reyes se puso serio durante unos minutos para reivindicar el valor de los espacios culturales, porque “el teatro, el cine y la hostelería son un sitio seguro”. Por ello no dudó en pedir a la audiencia que vayan al cine, el teatro o los restaurantes, pero de forma responsable. «Creo que hemos aprendido a sentirnos inseguros en los sitios inseguros», subrayaba. Pero «no hay que ir a los sitios como hacíamos antes. Eso no se puede hacer, por ahora».

Otro gran instante de la noche se producía cuando Motos le ha preguntado por su novela. «Lo quiero vender así. Es la primera novela existencialista manchega. Es una cosa que la gente estaba pidiendo a gritos», ha bromeado Joaquín Reyes sobre su nuevo libro. «Soy el Dostoievski de Albacete. Lo digo con humildad. El protagonista es un cómico manchego que vive su gran éxito y su gran fracaso en una semana. Y estoy muy contento». Su libro, según ha explicado, habla «del miedo a dejar de gustar», que es algo que tenemos todos y que pasará». Porque Joaquín Reyes, después de muchas reflexiones sobre este asunto, lo tiene claro: «Es mejor la fama. Es mejor estar en la cima que rodar».

El momento más divertido de la noche llegó cuando Pablo Motos le pidió ayuda para entregar un premio en directo. Cada noche, en el programa se llama a una persona al azar y se le regala una tarjeta con dinero. El juego es sencillo. El presentador llama por teléfono y pregunta: “¿Sabe usted qué es lo quiero?” La respuesta correcta y que da acceso directo al dinero, es: “La tarjeta de El Hormiguero”. Esta noche han llamado dos veces a la misma persona. Pero ésta, una mujer, no ha mostrado el mínimo interés por llevarse la suculenta cantidad de 6.000 euros. “Yo no quiero tanto dinero”, respondía tajante, y colgando en directo a unos atónitos Motos y Reyes.

La bromas de Pablo y Joaquín Reyes en Instagram

Tras la emisión del programa, Motos y Reyes subían a las redes un vídeo muy gracioso en el que se lo pasan de maravilla parodiando la canción ‘Watermelon Sugar’, de Harry Styles, ex componente de ‘One Direction’