Los restos mortales de la reina Isabel II ya reposan en el Palacio de Buckingham, la que fue su residencia oficial durante casi todo su reinado. Concretamente se encuentra en la sala circular Bow Room, el lugar en el que la reina solía ofrecer el almuerzo a los jefes de Estado que la visitaban. Esta será la única noche que pase en la que fue su casa, pues este miércoles el cortejo fúnebre pondrá rumbo a Westminster Hall encabezado por los reyes Carlos III y Camilla, además de otros miembros de la familia. Pero antes de ese acto, que será uno de los más emocionantes de los celebrados por la despedida de la soberana, la familia real británica, al completo, se ha reunido en Buckingham para estar junto a Isabel II en esta última noche y velarla en la intimidad.

Meghan Markle y el príncipe Harry, junto al resto, despiden a Isabel II

En esta última noche en Buckingham se encuentran los reyes, Carlos y Camilla, y los príncipes Guillermo y Harry, acompañados por sus respectivas mujeres, Kate Middleton y Meghan Markle. Tampoco faltará la princesa Ana, pues es la encargada de acompañar al féretro en todo momento. Es la primera vez desde el fallecimiento de la soberana que todos se reúnen, ya que ni Kate ni Meghan estuvieron presentes en Balmoral el pasado 8 de septiembre, día en el que falleció la Reina. De hecho, algunos medios británicos aseguraron que el ya Rey de Inglaterra prohibió la entrada de la que fuera actriz de ‘Suits’ en la residencia de verano de Escocia, lo que puede provocar que sea una noche tensa para todos. Sin embargo, las primeras intenciones son dejar de lado las diferencias y velar a Isabel II en la intimidad antes de ser trasladada hasta Westminster donde se abrirá una capilla ardiente durante cuatro días.