El funeral del marido de Isabel II se celebrará el 17 de abril en Windsor y contará con la presencia de solo 30 personas.


La muerte del Duque de Edimburgo ha conmocionado al Reino Unido. Un país que está de luto. Y cuyos súbditos no podrán despedirse del marido de Isabel II como desearían. Fue el pasado 9 de abril cuando el consorte de la reina murió a los 99 años de edad. Ahora se ha activado el ‘Forth Bridge’, un plan supervisado por el propio Príncipe Felipe para coordinar sus exequias. Ya se están ultimando los preparativos de su funeral, que se celebrará en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor el próximo 17 de abril y que se verá completamente condicionado por la crisis sanitaria del coronavirus.

Meghan Markle, embarazada de su segundo hijo, no irá al funeral

Una de las grandes interrogantes sobre el sepelio era quiénes serán los asistentes. Dadas las circunstancias no se podrá celebrar una ceremonia multitudinaria. Solo 30 personas podrán rendir un último tributo a Felipe de Edimburgo, cuyo féretro no estará expuesto al público, según ha informado este sábado el Palacio de Buckingham.

Hasta la fecha se ha confirmado que a la ceremonia asistirán, además de Isabel II, sus cuatro hijos: el príncipe Carlos, la princesa Ana, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo, que acudirán acompañados de sus respectivas parejas. Se incluyen también a los ocho nietos del duque de Edimburgo, aunque no se ha confirmado aún si irán con acompañante. La «baja» ya confirmada es la de Meghan Markle, que se quedará en Estados Unidos, ya que sus médicos le han desaconsejado que viaje por su avanzado embarazo. Tampoco estarán presentes los diez bisnietos.

Gtres

Según el diario ‘The Times’, tampoco irán al funeral ni la princesa Alejandra ni el resto de primos de la monarca. Todo parece indicar que tanto los duques de Kent como los duques de Gloucester seguirán la ceremonia a través de la televisión. Otro gran ausente al sepelio será el primer ministro británico, Boris Johnson, quien ha anunciado que no irá al funeral para que acudan tantos miembros de su familia como sea posible sin violar las restricciones para evitar la propagación del coronavirus.

Un funeral con destacadas ausencias

Sí se espera, en cambio, a los hijos de la princesa Margarita, el conde de Snowdon y lady Sarah Chatto, que irían como sobrinos del duque. También asistirá Archie Miller-Bakewell, secretario privado del duque de Edimburgo.

GTRES

Queda por saber si algún miembro de alguna de las Casas Reales europeas hará acto de presencia. Algo que sí se produciría si la muerte de Felipe de Edimburgo hubiera tenido lugar en tiempos anteriores a la pandemia y en la que podrían haberse dado cita unas 800 personas.

La soberana de Inglaterra, que guarda un luto de ocho días tras el fallecimiento de su marido, escribía hace apenas unos días una emotiva carta en memoria de su compañero. «Él ha sido, sencillamente, mi principal fuerza y estabilidad en todos estos años. Yo, y toda su familia, este y muchos otros países, tenemos una deuda mayor con él que nunca hubiera reclamado o que jamás sabría», decía. La monarca resaltaba los 70 años de servicio de su marido a la corona, así como su figura de «consorte devoto».

La reina Isabel II se encuentra desde el pasado sábado en Windsor, donde verá por última vez a su esposo dentro de cinco días. Tal y como ha anunciado la Casa Real británica, el féretro del príncipe Felipe, cubierto por su estandarte personal, será conducido desde la entrada principal del castillo de Windsor hasta la escalera de la capilla en un Land Rover que, curiosamente fue rediseñado por el duque, gran apasionado del motor.

Un funeral con muchas ausencias

Después de guardar un minuto de silencio, su ataúd será portado a hombros hasta el interior de la capilla ocho militares. Es el homenaje que se rinde a Felipe, quien dejó su carrera militar al contraer matrimonio con Isabel II y su sentido del deber. Les seguirá una pequeña procesión socialmente distanciada en la que participará el príncipe Carlos, la reina y otros miembros de la familia real británica. Los encargados de oficiar el funeral privado serán el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y el decano de Windsor, David Conner.

Gtres

Cabe destacar que el ataúd en el que será sepultado Felipe de Edimburgo se realizó hace 30 años en roble inglés y está revestido de plomo. Un material que protege de la humedad y mantiene el cuerpo durante más tiempo. El cofre fue confeccionado a juego con otro que serviría para dar sepultura a Isabel II tras su fallecimiento.

La ceremonia, que será retransmitida por televisión, tendrá un carácter excepcionalmente íntimo, muy alejado del funeral de Estado que bien podría oficiarse debido a su rango. Una vez que concluya el servicio, su féretro se llevará a la Bóveda Real bajo la capilla de San Jorge. En este lugar permanecerán sus restos hasta la muerte de la reina, momento en el que serán enterrados juntos.

GTRES

El Gobierno londinense ha confirmado que las banderas nacionales en edificios reales y gubernamentales ondearán a media hasta hasta las ocho de la mañana del día siguiente del funeral, el 18 de abril.