Hace unos días la Corona Británica hizo frente al momento más duro de las últimas décadas. La salud de la Reina Isabel de Inglaterra comenzaba a flaquear, tanto que en cuestión de horas se tuvo que desplazar todas su familia para despedirse de ella. Estaban preocupados y los médicos no dejaban de vigilarla y es que el final de la soberana estaba cerca. El primero en llegar fue su hijo Carlos, ahora Carlos III, que como su madre se encontraba en Escocia, siendo ahora cuando ha salido a la luz cómo supo del bajón repentino de la monarca. Lo ha desvelado Jenna, la hija de George Bush, que estaba a punto de entrevistar a la actual reina consorte, Camilla Parker, por lo que estuvo presente en la llamada de teléfono que advirtió a Carlos de Inglaterra de lo sucedido con su progenitora.

Carlos III
Gtres

Horas antes de la entrevista a Camilla, Yena compartió una cena con Carlos. Tan solo con él debido a que Camilla perdió el vuelo para reunirse con ambos: «Fue una cena deliciosa… Tuvimos una velada maravillosa llena de conversaciones alegres… Así que creo que fue una especie de sorpresa«. Y habla de sorpresa porque entonces ningún miembro de la familia real pensaba que la muerte de Isabel II estuviera tan cerca. A la mañana siguiente, se reencontraron, pero una llamada de teléfono truncó todos los planes, según la hija del que fuera presidente de Estados Unidos, George Bush. «Llegamos a su casa (de Carlos y Camilla) a las 8:30 de la mañana. Se suponía que la entrevista comenzaría sobre las 14:00 o las 14:30. Y yo me iba a reunir con la ahora Reina consorte sobre la 13:30, pero a las 12:30 escuchamos a gente corriendo por los pasillo», comenta a la NBC. 

Fue poco después cuando Carlos supo del empeoramiento de Isabel II. Tuvieron que actuar en tiempo récord y cancelar cualquier acto que tuvieran previsto. Lo primero era estar al lado de su madre, de hecho, fue de los pocos que pudieron despedirse de ella cuando todavía estaba con vida. «Miembros del equipo de los ahora Reyes entraron en la habitación y nos dijeron: ‘Por favor, cállense, hay una llamada’. Nosotros estábamos justo al lado de la oficina de Carlos. Nos pidieron que nos calláramos porque él estaba en una llamada. Luego, de repente, escuchamos un helicóptero. Nos dijeron que la reina Isabel estaba enfermaasí que se fueron. Se apresuraron para llegar y estar a su lado», ha explicado.

Reina Isabel
Gtres

Aunque en un principio ella como periodista quería tener su entrevista con Camilla, tal y como se había acordado, finalmente se dio cuenta de que estaba siendo testigo de un momento histórico. «Tengo el corazón roto. En muchos sentidos la vemos solo como una figura política increíble, pero también es madre, abuela, bisabuela… Y ahora tiene a su familia con ella», ha dicho Yenna.

Lejos de lo que se pudiera llegar a pensar, Carlos III supo del grave estado de su madre poco antes de que el Palacio de Buckingham lanzara un comunicado, el propio día 8 de septiembre. Una llamada le puso en sobreaviso con el fin de que contara con el tiempo suficiente para darle su último adiós.