El príncipe Harry y Meghan Markle se han sentado con Oprah Winfrey para hablar a corazón abierto sobre su dura vida y los capítulos más oscuros de su estancia en Buckingham. Unas confesiones que se han pagado a precio de oro y que se cifra en millones


Las confesiones más duras jamás realizadas por los duques de Sussex están cumpliendo su objetivo de generar una gran repercusión mediática y es que la CBS sabía que con el ingente dineral que ha pagado a la pareja se asegurarían el triunfo y la gloria internacional. Eso sí, ya se ha comenzado a criticar que el príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, caigan en el juego de vender su vida íntima y personal al mejor postor. En este caso, la cifra que la cadena CBS ha desembolsado para poder sentar al nieto de la reina Isabel II y su mujer frente a Oprah Winfrey, una de las grandes reinas de la televisión estadounidense, ha sido tasada entre los 7 y los 9 millones de dólares (entre 5,8 y 7,5 millones de euros).

;

Vídeo: YouTube

La entrevista que los duques de Sussex han concedido a Oprah Winfrey para la CBS está llamada a ser parte de la historia (no oficial) de la familia real británica. En ella se han desvelado algunos de los secretos que durante el último año han venido copando titulares. Saber cómo es la relación real del príncipe Harry con su familia era de interés popular y es que mucho se ha hablado de su distanciamiento con sus seres queridos cuando quiso emprender una andadura en solitario, aparcando sus responsabilidades como miembro activo de la corona. Algo que hizo que su padre, el príncipe Carlos, y su hermano, el príncipe Guillermo, le diesen la espalda. Harry habla del amor que aún les tiene, pero no puede negar que existen un enfriamiento en su trato y que la relación entre ellos ya no es la misma.

Quizá la parte que más ha llamado la atención del público es aquella que atañe a Meghan Markle y el calvario que dice haber vivido en Buckingham, donde no se sintió muy bien recibida. Reconoce que discutió con  Kate Middleton y que esta le hizo llorar; la preocupación de la reina Isabel II y su corte por si su hijo, Archie, no lucía la piel tan blanca como finalmente tiene; que pensó en el suicidio como vía de escape a su complicada situación o cómo cree que la reina y su equipo han alimentado rumores y mentiras en la prensa sensacionalista para desgastar su imagen pública y ayudar a que el público sienta animadversión hacia su figura.

Mucho presupuesto para una entrevista austera

Unas confesiones a corazón abierto las del príncipe Harry y Meghan Markle que, tal y como han filtrado desde ‘The Wall Street Journal’, la CBS ha tenido que pagar a precio de oro. El prestigioso diario asegura que la cadena ha pagado a Harpo Productions, la productora que capitanea Oprah Winfrey, entre 7 y 9 millones de dólares, que al cambio equivalen a 5,8 y 7,5 millones de euros. Un jugoso montante en el que no solo está el sueldo que perciben los duques de Sussex por sus revelaciones, sino en el que también está lo que se lleva la presentadora, su equipo y demás pormenores técnicos de la entrevista.

© CBS

Ahora bien, teniendo en cuenta que la entrevista más polémica del príncipe Harry y Meghan Markle ha tenido lugar en el jardín de su casa de Montecito, en Los Ángeles, se puede comprobar el escaso gasto que se ha destinado al emplazamiento. También la decoración era austera, con la mera aplicación del mobiliario de jardín que la pareja ya tenía. Todo el protagonismo se lo querían ceder al príncipe y la actriz, evitando que los detalles distraigan al público del mensaje importante que deseaban mandar. Un mensaje que, a modo de dardo envenenado, ha llegado a Buckingham causando estragos y prometiendo suponer un escándalo al que deberán hacer frente. Dos horas de programa que está dando la vuelta al mundo y que ha impactado a todos y donde los buenos dejan de ser tan buenos y los malos ahora parecen menos malos.

Ahora bien, desde el entorno del príncipe Harry y Meghan Markle aseguran que de los 7 o 9 millones de dólares que la cadena ha pagado por la entrevista, los duques de Sussex tan solo se han llevado el apoyo popular. Es decir, quieren dejar claro que no han cobrado por su entrevista, pero que esto les ayudará a impulsar su marca personal a modo publicitario y que revalorizará su imagen pública, antes algo desgastada por informaciones variopintas y polémicas tras las que se podría encontrar la soberana británica, según aseguran ellos mismos. Eso sí, lo de que no han cobrado tampoco se ha dicho de manera oficial, por lo que su cuenta corriente bien podría haber aumentado en los últimos días, más allá del favor publicitario que esta iniciativa les está granjeando y que tanto les ayudará a levantar su empresa.