La Reina Letizia retoma su agenda tras su visita a Asturias con un look estricto a tono con el día gris en Madrid. Pero con un plus interesante…


La Reina Letizia retoma la agenda tras los emotivos actos de los Premios Princesa de Asturias. Lo hace en un día lluvioso en Madrid, lo cual te baja un poco los ánimos, pero impulsada por una de las causas que patrocina. Esta vez ha presidido la IV Jornada sobre Tratamiento Informativo de la Discapacidad, que ha tenido lugar en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid. Uniendo un asunto importante con la comunicación, que ella como experiodista (¿se deja de serlo alguna vez?) domina a la perfección. Después de sus múltiples reciclajes en el Principado, cabría esperar un cambio en algún sentido, aunque fuera un pequeño detalle para animarnos… Veamos si nos ha complacido.

Letizia ha optado por un look ‘a full’ de ejecutiva. Chic, eso sí. Ha lucido un traje oscuro de chaqueta y pantalón con rayas, pero con un punto interesante: las rayas algo gruesas no son regulares ni rectas y eso le aporta cierta gracia y desenfado a un estilismo que, de lo contrario, podría ser bastante estricto. Y más que lo llevaba completamente cerrado. Es de Hugo Boss y no de estreno. Ya se lo puso la pasada primavera durante una de las muchas videoconferencias que llevó a cabo en La Zarzuela durante el periodo de confinamiento. Por lo demás, la Reina lo ha combinado con una blusa blanca con el escote drapeado (de las que tiene mil), de Hugo Boss. Su comodín ideal para este tipo de conjuntos. El pelo suelto, pendientes discretos y una cartera de piel de Carolina Herrera completaban un estilismo serio y adecuado.

 

¡Y tacones! Después de varios compromisos dentro de la etiqueta de «reunión», más o menos como este, a los que había acudido con zapato bajo, Letizia ha creído conveniente calzarse unos salones que le dieran prestancia al traje e hicieran lucir mejor el pantalón recto. Ya sabemos: efecto piernas infinitas. Son de Magrit.

Decíamos tensión… En este encuentro ha coincidido con el vicepresidente Pablo Iglesias y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, como representantes del ramo en el tema que ocupaba. ¿Tenemos que explicarlo? La Reina ha posado entre ambos como un tótem o un muro de Berlín... Nunca las distancias obligadas fueron más agradecidas. Sabemos que los políticos se sitúan en polos ideológicos opuestos y no ocultan sus diferencias, pero en esto, como en todo, hay que entenderse y la cita ha sido cordial dentro de lo posible. No calificaremos a la Reina como mediadora, pero bueno. Por lo pronto se ha puesto la raya ‘diplomática’.

El simposio estaba organizado por la Fundación “A la Par” junto a la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y el Real Patronato sobre Discapacidad, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y se ocupa de prestar apoyo y herramientas de futuro a unas 1.000 personas con discapacidad intelectual, además de dar trabajo a unas 300.

El próximo jueves nos reencontraremos para la entrega de los Premios Nacionales de la Industria de la Moda. Una cita en la que, honrando su enunciado, esperamos que la Reina Letizia se ‘estire’ un poco y nos regale un buen homenaje a la moda española, que tanto lo necesita. ¡Tenemos esperanzas!