Iñaki Urdangarin vive en Vitoria desde que el pasado mes de marzo le fuera concedido el tercer grado. Pero ¿cómo es su vida actualmente?


Iñaki Urdangarin es la viva imagen del orgullo cuando está cerca de sus hijos. Su entrada en prisión le hizo estar ausente, por lo que desde que ha obtenido el tercer grado penitenciario se esfuerza porque sepan que está ahí por y para ellos. En las últimas imágenes ofrecidas esta semana en nuestra revista se ve a Iñaki muy emocionado mientras disfruta de un partido de balonmano en el que jugaba su hijo, Pablo Urdangarin, y es que este tuvo lugar cerca de Vitoria, su actual ciudad de residencia. Pero ¿cómo es su día a día?, ¿sigue trabajando?, ¿vive en casa de su madre o se ha alquilado algo por su cuenta? Ocho meses después de empezar a saborear la libertad, Iñaki Urdangarin disfruta tanto de la tranquilidad como de las rutinas que ahora tiene.

Iñaki Urdangarin Claire Liebaert en la calle
© Gtres

Desde hace varios meses Iñaki Urdangarin se levanta cada día para trabajar como asesor en un bufete de abogados al que acude en bicicleta. No quiere grandes lujos en este sentido ni llamar la atención demasiado, por lo que se ha decantado por este vehículo con el que además hace ejercicio. Ha elegido un despacho en el que son especialistas en asuntos laborales, mercantiles y tributarios y desde él prometen dar un servicio especializado, aunque en su página web de momento no incluyen este fichaje. Un empleo que le mantiene la mente ocupada.

No obstante, este no es el único cambio que ha experimentado en su vida desde que abandonara la cárcel de Brieva. Iñaki Urdangarin ha dejado de estar completamente solo en una celda a poder dormir en la casa familiar en la que vive también su madre, Claire Liebaert. Él es familiar y disfruta de pequeños placeres como comer en el bar de siempre con sus hermanos y sobrinos, algo que no podía hacer hace algún tiempo. El marido de la Infanta Cristina ahora reside en la urbanización Ciudad Jardín, donde su progenitora posee un piso muy amplio en el que hay zonas comunes de más de 27.000 metros cuadrados.

Iñaki Urdangarin centro voluntariado
© Gtres

Allí puede estar cerca de ella, aunque su entorno no ha tenido reparo en reconocer que la vuelta a la normalidad ha sido complicada para él. Eso sí, tiene que seguir ciertos protocolos, como un programa de rehabilitación de delincuentes económicos en la prisión de Zaballa y un fichaje semanal que puede hacer por teléfono. Existe la opción de hacerlo físicamente, por lo que Iñaki tiene ambas opciones si así lo desea, lo que, sin duda alguna, facilita los planes de Urdangarin si no está en Vitoria.

En su día a día también está su esposa, quien algunos fines de semana se desplaza junto a su hija Irene a su lugar de residencia para estar junto a él. Hacen deporte juntos y aprovechan al máximo el tiempo que pueden, siendo su momento más ansiado cuando él logre la tan ansiada libertad condicional, un permiso que podría llegar en 2022.