¿Quién no ha visto alguna vez a su madre o su abuela con los rulos por la cabeza durante todo el día paseando por casa? Una estampada tan retro y familiar que Laura Escanes ha rescatado para darnos un truco a la hora de peinar el flequillo que es una auténtica maravilla


Laura Escanes se arregla el flequillo con la técnica favorita de nuestras abuelas. Antes de la llegada de la tecnología ( planchas, tenacillas o rizadores) para conseguir ondas en el pelo se recurría a los rulos. De hecho, aunque parezcan utensilios en desusos se siguen comercializando en tiendas especializadas, bazares o, en gigantes webs como Amazon. 

Si bien es cierto que la forma más rápida de ondular el cabello es utilizando tenacillas y aparatos tecnológicos, los rulos siguen siendo una de las opciones elegidas por profesiones para conseguir un peinado con ondas naturales y más volumen sin agredir al cabello. Ella ha recurrido a ellos para trabajar su flequillo y conseguir que no se le apelmace. 

Cómo peinar el flequillo como Laura Escanes 

Lo más importante es seleccionar el tamaño de los rulos en función del largo de tu pelo. Es esencial que pueda enrollarse dos veces como mínimo en el cilindro, por lo que si lo tienes corto , como la mujer de Risto Mejide, debes evitar los de un grosor grande. Una vez tengas elegido el rulo adecuado, desenreda el flequillo. 

Sécalo un poquito con el secador, peina el flequillo hacia adelante y colócalo hacia atrás con el rulo. Después, haz como la influencer, y aplica golpes de calor con el secador para marcar bien la onda. Una vez seco, suelta el flequillo y si el resultado te parece demasiado artificial, con la ayuda de los dedos deshaz un poco el rizo. Así conseguirás el efecto deseando y no necesitarás usar planchas.

La influencer se suma al castaño oscuro y corte bob

Laura Escanes sorprendió a sus seguidores en septiembre cuando apareció por las redes sociales sin su famosa melena rubia. Para dar la bienvenida a otoño, la joven optó por el tono marrón chocolate y retocó su corte con un corto ‘bob’ recto.

Si con este cambio de look sorprendió a sus seguidores, en diciembre volvió a pasar por la peluquería para apostar por la tendencia del momento: el flequillo. En su caso desfilado a la altura de los ojos. Un cambio que tienen un potente efecto rejuvenecedor y favorece tanto a las de 20 como a las de 40. 

Tiene su propia peluquería 

La popularidad  que la joven ha alcanzado en las redes le lleva a acumular grandes sumas de dinero en su cuenta bancaria. Unos ingresos que no pueden quedarse guardados “debajo del colchón”. Por eso, la catalana se estrenó como empresaria, el pasado verano, y fundó su propio salón de peluquería llamado Blondie -traducido al español como ‘rubia’ ubicado en una de las mejores zonas de Madrid, al lado a la Puerta de Alcalá y el parque de El Retiro.

En su página web dicen que son “un equipo experto en color para todo tipo de cabellos. Elaboramos para ti en exclusiva un color con un brillo excepcional”. También aclaran que los precios pueden variar dependiendo de la cantidad, la longitud y del efecto deseado. La horquilla de precios va desde los 82, hasta los 230 euros.