Irene Rosales se ha apuntado a la terapia del momento para intentar reducir los niveles de estrés pero también para eliminar la celulitis y modelar su cuerpo.


Si todos estamos deseando de que 2020 acabe por fin, Irene Rosales más aún si cabe. El pasado mes de febrero la sevillana perdía a su madre que padecía una grave enfermedad y hace tan solo unos días era su padre el que fallecía a causa de un tumor cerebral. A estos dos trágicos acontecimientos, se le suma la guerra entre su marido, Kiko Rivera, y su suegra, Isabel Pantoja, a raíz de que salieran a la luz los detalles de la herencia de Paquirri. No hay duda de que la colaboradora de Viva la vida está atravesando una de las épocas más duras de su vida. Sin embargo, y aunque el dolor sea inevitable, la joven ha sabido afrontarlo de la forma más digna y sana, siguiendo adelante de la mejor forma. Para ello, para continuar con su vida, la influencer ha querido recuperar sus entrenamientos a domicilio y seguir cuidando su figura y manteniéndose en forma. Eso sí, probando cosas nuevas y experimentando con una terapia de lo más especial.

Pero… ¿En qué consiste esta terapia y cuáles son sus beneficios?

Estamos acostumbrados a ver a Irene Rosales practicar ejercicio llena de máquinas y aparatos que le ayudan a conseguir resultados en un menor tiempo; pues ha compartido sus rutinas de entrenamiento a través de su cuenta de Instagram en más de una ocasión. Y es que la exconcursante de GH Dúo se atrevió hace unos meses a probar la electroestimulación; una forma de practicar deporte sin salir de casa y que le permite mejorar visiblemente su figura con una mayor rapidez gracias a estímulos eléctricos aplicados a los músculos durante toda la actividad. Pues bien, a este entrenamiento tan sumamente futurista, la colaboradora ha añadido uno mucho más tradicional, prácticamente milenario: la maderoterapia.

La maderoterapia, como bien su nombre indica, es una terapia que consiste en la aplicación de un masaje mediante el empleo de diversos utensilios de madera. Una terapia que consigue ayudarnos gracias al poder de la madera. Con utensilios de diferentes tamaños y formas, y especialmente diseñados para que se adapten a las distintas zonas del cuerpo, la maderoterapia es capaz de estimular y equilibrar la energía, reduciendo nuestros niveles de estrés, algo que estamos seguros de que a Irene Rosales le vendrá estupendamente después de las duras semanas que ha tenido que soportar.

Sin embargo, este no es su único beneficio. Además de su función relajante, esta práctica con cumple una función estética, ya que se suele utilizar para reafirmar y tonificar el cuerpo; ayudando a reducir la grasa localizada y combatiendo la celulitis. Una forma cómoda y muy tranquilizante que nos permide moldear nuestra figura y relajar nuestra musculatura. ¡No se puede pedir más!