Optimista ante su lucha, así vive Tamara Gorro su batalla. Todas las mañanas, se pone su ropa de deporte para desconectar la mente además de fortalecer su estado físico y deja buena nota de ello a través de su cuenta de Instagram, donde aúna dos millones de seguidores. Recientemente, la influencer ha admitido a través de sus redes sociales que para lidiar con la depresión con diagnóstico grave que padece, acude a terapia y también al gimnasio. La madrileña estaba cansada de que todo el mundo especulase sobre su vida privada: «Llevo varios días queriendo dar este mensaje pero no tenía fuerzas. Lo llevo aquí dentro y lo tengo que soltar. La enfermedad contra la que estoy luchando la padecen millones de personas. Yo llevo un año y medio combatiéndola. Y ahora sí lo voy a decir, yo tengo el diagnóstico de una depresión con un grado bastante grave, con trastorno de ansiedad y ansiedad mental», decía.

Pero este mal momento le ha dado experiencia, y ya ha aprendido a desconectar de los focos y de los comentarios ofensivos. De hecho tiene una fórmula que no suele fallarle a la hora de comenzar bien el día. La televisiva sigue una rutina de mañana explícita (y potente) que ha detallado ella misma y y nosotras hemos recogido.

Tamara Gorro se refugia en el deporte en su momento más duro

Lo primero que hace Tamara cada mañana es meditar y pensar. Se despierta antes del amanecer y escribe sus pensamientos en su cuenta personal de redes: «Cargándome de energía a primera hora de la mañana para empezar un día maravilloso. Porque lo será, al menos la intención es lo que cuenta», explica. Después se toma una taza de café, bien cargado, y pone rumbo al gimnasio. Una cita a la que nunca falla. Allí entrena fuerza con ayuda de su coach deportivaDiana Gómez.

¿Y qué mejor manera que recargar energía que haciendo ejercicio? De esta forma, dedica tiempo a tonificar sus músculos. Así pues, la televisiva trabaja su abdomen, glúteos, y ejercita sus brazos con ayuda de pesas y barras de peso.

No es un buen año para ella

Tamara está viviendo un duro momento personal. El pasado mes de octubre, la presentadora confesaba que estaba lidiando con un problema de salud mental que la acompañaba desde hacía tiempo y, pocos días después, volví a contar públicamente que se separa de su marido.

Tal y como explicó en su cuenta de Instagram, su ruptura y sus problemas de matrimonio no vienen de ahora y por eso han puesto tierra de por medio a lo suyo con el objetivo de “volver a recuperar el amor” y seguir juntos y felices como siempre han mostrado. Pero, ¡atención!, aunque han roto su relación (de momento), ambos mantienen una relación ejemplar e incluso pasan ratos juntos en buena armonía junto a sus hijos.