Paula Echevarría ha mostrado algunos de los productos que utiliza para cuidar de su piel en el día a día y ha contado algunos trucos para poder replicarlo en casa.


Hay pocas personas en nuestro país con el poder de prescripción de Paula Echevarría. La actriz asturiana consigue poner de moda todo lo que se pone, y también que sus followers intenten seguir sus pasos a la hora de entrenarse. Y ahora el cuidado de la piel es también otro aspecto que más de uno va a querer replicar, porque Echevarría ha contado algunos de los pasos que da en su rutina de cuidado facial.

Los básicos: hidratación y limpieza

La actriz ha mostrado algunos de los productos que utiliza y ha contado algunos de sus trucos para lucir siempre radiante y algunos son de lo más prácticos. Entre la lista de los productos que utiliza hay algunos básicos que no pueden faltar en ningún neceser.

Entre ellos están la hidratante diaria y un buen desmaquillante. Esos dos productos son necesarios sea como sea nuestra piel porque necesita permanecer limpia y, por supuesto, con un buen nivel de hidratación. Es imprescindible ser conscientes de que para cuidar de nuestra piel nunca podemos acostarnos sin eliminar antes cualquier rastro de maquillaje y hay que darle ese punto de hidratación que ha ido perdiendo durante el día. Así la piel respirará durante la noche y se mantendrá lustrosa.

Además, en el listado se incluye una crema ultrahidratante que Paula Echevarría confiesa que utiliza a veces a modo de mascarilla para darle a su piel ese extra que necesita en algunas ocasiones. Y además revela un truco: si ponemos las cremas en la nevera, al aplicarlas sobre la piel, ese fresquito será revitalizante.

Una base natural con un poco de color

Además de tónicos y sérums, entre los productos que mostraba Paula estaba una base de maquillaje y mostraba cómo se la aplicaba, algo que es para tomar buena nota. En su caso, la base de maquillaje, como el resto de productos, eran de la firma Clinique, en concreto la Even Better, pero existen infinidad de opciones en el mercado para dar con la que más se adapta a nuestro tono de piel y a la cobertura que queremos darle.

Lo importante es copiar dos cosas que Paula hace a la perfección y domina con manos de experta: echar poca cantidad de producto y aplicarlo con una brocha con movimientos circulares. Así logra que la piel quede unificada pero, a la vez, evita el famoso efecto máscara que puede arruinar cualquier maquillaje y lo deja con un acabado más que natural. Todo un acierto.