A la vista está que Patricia Pardo es una mujer con un cuerpo escultural envidiable. Si bien es cierto que sus medidas de modelo le vienen de nacimiento, -mide 1,83 centímetros y es delgada y esbelta por constitución-, también está muy pendiente de cuidar al milímetro su alimentación. Porque amigas, no existen los milagros para adelgazar rápido. Aunque estar en buena forma física siempre es posible, es necesario seguir una serie de buenos hábitos.

Para peder peso es vital, o bien reducir la ingesta calórica (lo que comes) o bien quemarla a través del deporte. Por eso es importante hacer una combinación de ambas. En lo que se refiere a tu alimentación, con hábitos buenos y comida sana podremos perder peso. Para ayudarte a cumplir tu objetivo, hemos fichado la cena de la nueva novia de Christian Gálvez. Ella ha sido nuestra inspiración y ahora queremos que sea la tuya. Lo mejor de su propuesta es que no necesitarás mucho tiempo para prepararla en casa.

Patricia Pardo cena Skrei, el bacalao fresco que sólo se consume de febrero a abril

El skrei noruego es conocido por ser «el mejor bacalao del mundo», solo se consume de febrero a abril, y es muy valorado entre los que más saben de cocina. Los paladares más exquisitos se rinden a su sabor a mar. Su distribución es muy selectiva. Suele estar presente en las cartas de los restaurantes de lujo, pero también lo podemos encontrar (identificado con una etiqueta donde pone que es del Mar de Noruega) en pescaderías gourmets y mercados de alta calidad.

Destaca por su gran aporte de proteínas, proporcionando todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita. Además, tiene mucho Omega 3, que es muy bueno porque favorece la circulación sanguínea, aumenta la concentración y mejora el estado de ánimo. También es una fuente de vitaminas A y B12. Sin olvidar su buen contenido en potasio, fósforo o las vitaminas D y E.

Patricia acompaña su plato con una pequeña ración de verdura con guisantes, que al ser ricos en fibra reducen el colesterol y regulan los niveles de azúcar en sangre. Asimismo regulan el tránsito intestinal y evitan los problemas de estreñimiento. En suma, su plato para cenar es perfecto porque es fácil de digerir, es bajo en calorías, resulta muy nutritivo y nos ayuda a descansar porque el pescado, en sí mismo, gracias a los ácidos grasos omega 3, aumentan los niveles de serotonina que es la hormona que induce al sueño.