¿Sabes cuál es el orden correcto de los cosméticos que te aplicas en tu rostro para obtener la máxima eficacia? Te lo descubrimos


¿Estás aplicando bien todos los cosméticos de tu neceser y en el orden correcto para lograr la máxima eficacia? La limpieza es el primer paso. Con él, conseguimos que la piel esté oxigenada y descongestionada, con el poro libre de impurezas, suciedad y exceso de grasa. Todo esto es clave para que los productos que apliquemos después funcionen al 100% y consigan penetrar hasta donde tienen que hacerlo.

«Todos los productos que voy a recomendar son necesarios y no pueden ser sustituidos por otros», afirma la maquilladora Cristina Lobato. «Los productos 2 en 1 son el equivalente a la comida ultraprocesada y por ello no se debería abusar de ellos. No pasa nada por consumirlos de forma muy esporádica pero convertirlo en un hábito lo hace perjudicial para la salud. Con la piel pasa exactamente lo mismo. Este tipo de productos cosméticos 2 en 1 se pueden utilizar de manera muy puntual y no pasa nada pero si tu rutina de piel siempre es con productos de este tipo, tarde o temprano va a tener alguna carencia», explica la maquilladora.

¿Cómo aplicar los productos para conseguir una piel equilibrada y un maquillaje impecable?

Agua micelar Skin Naturals de Garnier, 5,94€

1. Limpiador:

A la hora de limpiar, escoge productos dependiendo el tipo de piel ya que en el mercado hay una amplia variedad de productos con diferentes texturas o principios activos: Leche limpiadora, crema limpiadora, limpiador en gel o mousse y agua micelar.

– Piel seca: Leche limpiadora para la rutina de mañana y crema limpiadora para la rutina de noche. Para la rutina de mañana la maquilladora recomienda la leche limpiadora, que es una textura más suave, porque durante la noche la piel hace una función natural de limpieza. Es decir, por la mañana no es necesario un producto que limpie en profundidad.

Sin embargo, la crema limpiadora tiene una textura más densa y suele estar elaborada con aceites y ceras con agentes muy hidratantes. Por ello, la crema limpiadora es mejor opción en la rutina de noche porque desmaquillamos y necesitamos retirar las impurezas acumuladas en la piel a lo largo del día.

Piel sensible: La mejor opción para este tipo de piel son las aguas micelares porque no hace falta hacer fricción sobre la piel, no hay que arrastrar el producto. Empapa un algodón con el agua micelar y deposítalo sobre la piel, deja que las propias micelas atrapen la suciedad. Por el tamaño de la micela nunca va a penetrar en la piel, va a quedar en la superficie. Al no ser absorbida por la piel, el riesgo de sufrir alergias disminuye mucho. El agua micelar se puede usar también para todo tipo de pieles.

Piel grasa: Este tipo de piel se siente más cómoda con limpiadores en gel o mousse porque arrastran más las impurezas y los propios aceites naturales de la piel.