Los sprays de agua termal son imprescindibles en verano. Tonifican, refrescan, limpian… Pero tienen muchos más usos y beneficios de lo que puedas pensar.


Las aguas minero-medicinales son aquellas que por su composición tienen propiedades terapéuticas. Y tal como explican desde La estación termal Caldes de Boí, “la utilidad terapéutica de un agua viene avalada por el análisis de su estado y su declaración de agua mineromedicinal”.

La experiencia de envolver la piel con una bruma revitalizante es perfecta para las pieles que necesitan hidratar, calmar y reparar. El agua se vaporiza en una bruma de minerales y oligoelementos que ayuda a estimular la síntesis del tejido de sostén, atenuar las arrugas y realzar la belleza y luminosidad de la piel.

Los oligoelementos, junto con el enriquecimiento de calcio y magnesio, aportan una hidratación profunda de la piel durante todo el año.

Los pulverizadores son los únicos formatos capaces de mantener el agua termal con sus beneficios intactos.

No solo son la solución perfecta para llevarlos en el bolso y aliviar el calor. También lo son para muchas otras cosas que te contamos a continuación.

sol

  • Las aguas termales vaporizadas son idóneas para pieles sensibles, atópicas o con tendencia a las reacciones alérgicas. Su composición es 100% agua termal. Se envasa directamente de la fuente en condiciones de esterilidad. Antes de salir, se protege con
    un recubrimiento de plástico que asegura que nadie lo va a usar hasta que el usuario llegue a su casa y desprecinte el pulverizador.
  • Su composición isotónica respeta la integridad de las células de la piel por lo que podría compararse con un suero fisiológico.
  • Además se pueden utilizar a demanda, tantas veces como sea necesario para calmar
    y desensibilizar nuestra piel. Y son aptas para zonas tan sensibles como los párpados
    de los ojos, o para la piel de los bebés y niños pequeños, incluso para limpiar pequeños roces.

GOTAS DE BELLEZA Y SALUD

Las aguas minero-medicinales son aguas de lluvia que se filtran en el suelo y durante años
viajan entre las rocas del subsuelo enriqueciéndose con minerales de la tierra. La temperatura a la que manan depende de lo profundo que sea el manantial. Los beneficios que tienen unas y otras se adquieren según la tierra que los acoge y la mineralización
de las rocas que se van encontrando en su camino.

A continuamos te recomendamos nuestros productos favoritos: