Con la llegada del otoño y su cambio de estación casi todas las famosas han optado por un cambio de look; Nuria Roca también ha quiero mimar su cabello y darle un aire nuevo. Para ello, la presentadora no ha dudado ni un segundo y se ha puesto en manos de los estilistas de Wella, los profesionales que también se ocuparon del último cambio de look de Anita Matamoros. Roca no podía ser menos y ha confiado su melena a Gabriel Llano, el colorista que ha conseguido que la melena de la periodista brille como nunca.

Nuria Roca mechas caramelo
Redes Sociales

Ella ha quedado encantada con el resultado y no nos extraña porque es la última tendencia en mechas. Ha elegido el color caramelo que ilumina el pelo y nos quita un par de años de encima. «¡Es una maravilla! ¡Me encanta!», ha dicho la presentadora en Instagram. Además este año los tonos castaños están arrasando.

Es muy buena idea combinar esta técnica  con ondas, ya que le resta dureza a su imagen y le proporciona un aspecto de efecto rejuvenecedor.

Delicadas y muy naturales, estas mechas funcionan muy bien en las melenas oscuras y sientan bien a cualquier edad. Es por ello por lo que se están convirtiendo en unas de las más demandadas en todos los centros de peluquería del momento. O si no que se lo digan a Nuria, está feliz con ellas. Lo cierto es que le sientan de maravilla porque el tono caramelo, al estar cercano a su color de base natural, el efecto raíz no se percibe y, por eso, se ve un pelo mucho más sano y brillante. Pero, como en todo lo relacionado con cambios de imagen, la clave está en encontrar el matiz que mejor nos va.

Nuria Roca y las mechas color caramelo que mejor sientan a las mujeres morenas

La manera de lucir mechas color caramelo en cabellos morenos, es usarlo para dar puntos de luz, reflejos o espacios más claros al tono natural y para darle más brillo y un estilo más juvenil al cabello. Eva González también las lleva.

Eva González moreno iluminado
Redes Sociales

La principal ventaja de este estilo es que permite espaciar las visitas al salón, ya que no hay tanta prisa por retocar el color. Es, sin duda, la técnica perfecta para aguantar sin pasar por la peluquería hasta cuatro meses, ya que al dejar la raíz de un lado, no hay por qué temer al tan odiado efecto raíz.