Desde que salió de Supervivientes con varios kilos menos, Rocío Flores cuida más que nunca su imagen. Ahora nos ha dejado ver sus dos pequeños retoques


La transformación física de Rocío Flores tras su paso por Supervivientes ha sido espectacular. Después de tres meses en la isla de Honduras la joven perdió más de 15 kilos y ahora en España vemos que cada día se preocupa más por su imagen. En su deseo de estar siempre perfecta y más guapa cada día se está sometiendo a diferentes tratamientos estéticos y pequeños retoques que la ayudan a mantener su físico, ahora que se está convirtiendo en toda una influencer.

Rocío está optando por tratamientos para reducir la celulitis, drenar y mantener la firmeza de la piel. Aunque todavía es muy joven, la gran pérdida de peso hace que la piel pierda su tono y aparezca la flacidez. Ella hace especial hincapié en sus piernas y ha recurrido a la maderoterapia en su centro estético de Málaga, donde se somete a una sesión todas las semanas.

La maderoterapia tiene como objetivo eliminar la grasa que se acumula en distintas partes del cuerpo como las caderas, los muslos o el abdomen. Este tipo de masaje activa la microcirculación de la zona tratada y elimina la retención de líquidos. Se usa además para moldear y reafirmar los glúteos.

1La mirada 10 de Rocío Flores

Pero los retoques de Rocío Flores van más allá. También gracias a sus redes sociales hemos visto que se ha colocado extensiones de pestañas, una forma de dar mayor expresividad a la mirada. La hija de Antonio David Flores ya avisaba a todos sus seguidores que el antes y después iba a ser espectacular y lo confirmó con una foto del resultado final: «Mirada perfecta», aseguraba.
Con sus nuevas pestañas, Rocío da todavía más protagonismo a sus bonitos ojos verdes.

Desde que la vimos por primera vez en un plató de televisión defendiendo a su padre en Gran Hermano Vip su cambio ha sido espectacular y cada día suma más cuidados para verse más guapa.