El maquillaje de otoño ha llegado para triunfar. Con nuestro rostro oculto tras la mascarilla, hemos optado por maquillajes ligeros que se centraban en potenciar la mirada. Los labiales perdieron su protagonismo y reclaman ahora la vuelta al escenario. Pero no debemos desplegar la paleta de color sin antes preparar la piel. 
Pero no olvides que no habrá maquillaje de otoño perfecto si las cejas aparecen descuidadas o incompletas

Claves para un maquillaje de otoño perfecto

Asfixiada durante este tiempo, ha sufrido alteraciones debido a la condensación de la humedad y a la fricción prolongada. La barrera hidrolipídica está dañada y necesitamos revitalizar, eliminar toxinas, absorber el sebo y los contaminantes. ¿Primera clave?, la tendencia sigue siendo la de presentar un rostro natural y luminoso, piel desnuda pero sin rastro de imperfecciones. Y para eso es clave el trabajo previo en casa y en cabina con una limpieza profesional. 
 
Una vez hechos los deberes llega el momento de centrarse en la mirada, con la tendencia al ahumado en tonos verdes oscuros, azules intensos, siempre acompañados de eyeliner. Lo mismo ocurre con los labiales, más suaves, en tono nude si los ojos son los protagonistas; más intensos y potenciados cuando la mirada es limpia y ligera.

Microblading siempre clave

Pero no olvides que no habrá maquillaje de otoño perfecto si las cejas aparecen descuidadas o incompletas. Siguen triunfando definidas y frondosas. Por eso las marcas cosméticas se esfuerzan en conseguir productos que recreen ese efecto de relleno natural, el conocido como father brows: despeinadas pero de apariencia perfecta.
Pero no olvides que no habrá maquillaje de otoño perfecto si las cejas aparecen descuidadas o incompletas
Pero si quieres despreocuparte por completo lo mejor sigue siendo recurrir al microblading, la técnica que nos permite definir pelo a pelo y lograrr un efecto 3D de impacto, prolongado en el tiempo. 
 
Como último recurso, una herramienta final que ha llegado para facilitarnos la vida: las mini tallas. Nada mejor que un kit básico que nos permita retoques de emergencia en cualquier situación. Una máscara de pestañas, un gloss que de tono e hidrate, una base hidratante y un iluminador, no pueden faltar nunca para conseguir que el maquillaje de otoño perfecto se prolongue en el tiempo.