Preparar la piel antes de los primeros rayos de sol es fundamental.


Exfoliar tu piel debe formar parte del ritual de bienvenida al verano. Sol, vacaciones y bronceado. Es una combinación estimulante y que nuestro cuerpo y nuestra mente reciben como un bálsamo bien merecido. Nos invita a prepararnos para recibir los primeros rayos solares. Y, aunque somos conscientes de la importancia de protegernos y de hidratarnos, hay un tercer mandamiento que seguimos incumpliendo con demasiada frecuencia.

Exfoliar tu piel debe formar parte del ritual de bienvenida al verano

¿Sabéis de qué estamos hablando? De preparar nuestra piel y liberarla de las células muertas y toxinas. Si no lo hacemos, además de lucir envejecida y apagada estaremos construyendo una barrera. Y esa barrera impide la penetración de los principios activos que apliquemos a continuación. Además gracias a exfoliar conseguimos que el bronceado sea uniforme, sin dañar la piel, mejorando su elasticidad y evitando la aparición de manchas.

Exfoliar en casa

En casa te aconsejo que aproveches la hora del baño para reiniciar, estimular y activar la microcirculación. ¿Cómo? con un scrub que te ayude a desprenderte de las células adheridas a la superficie y facilitar su regeneración. Aumentarás sus beneficios si lo aplicas con un guante de crin o silicona. Trabaja con movimientos circulares de rotación haciendo hincapié en las zonas en las que se acumula la queratina como codos, rodillas… Además de exfoliar, eliminar toxinas y células muertas, estarás combatiendo la piel de naranja y la retención de líquidos. Finaliza siempre con una crema hidratante y nutritiva que renueve y equilibre tu piel.

En casa te aconsejo que aproveches la hora del baño para reiniciar, estimular y activar la microcirculación

¿Y en cabina?

En los centros contamos con protocolos inspirados en productos marinos que nos ayudan. En primer lugar a reparar y poner la piel a punto. Con ellos buscamos una acción triple: dérmica, vascular y muscular. No solo mejoramos el estado de la piel, sino que también regeneramos y remodelamos de manera paralela. Lo conseguimos al exfoliar, mediante un scrub de acción mecánica. A base de cítricos y sal marina, favorece la regeneración celular y permeabiliza la piel. Contiene además un exfoliante natural a base de micronizado de naranja, que proporciona suavidad y libera de impurezas.