Tamara Gorro está disfrutando de su primera escapada del verano en Ibiza, junto a Ezequiel Garay, con quien acaba de darse una segunda oportunidad. La pareja está viviendo unos días de ensueño en la isla pitiusa y, entre baños en la mar, puestas de sol infinitas y arrumacos bajo el sol, la madrileña ha aprovechado para pasar por el salón belleza de su estilista de confianza, María Roberts. El resultado no es muy arriesgado, pero sí altamente favorecedor. Aunque a ella, que tiene unas facciones de escándalo y una personalidad arrolladora, todo le queda bien.

Sus constantes cambios de look son una de sus señas de identidad y, aunque la hemos visto con el pelo claro o algo más corto en alguna ocasión puntual, hacia tiempo que no la veíamos con flequillo: lo lleva desfilado, y abierto, a la altura de las mejillas. Es una versión natural, muy fácil de llevar y peinar, que rejuvenece el rostro de forma inmediata.

Si quieres refrescar el look, pero sin arriesgar, el flequillo de Tamara Gorro es tu mejor opción

Una de las ventajas de este flequillo es que lo puede llevar de mil maneras. Por ejemplo, con una textura natural o con un recogido dejando el flequillo suelto… ¿Un plus? Queda especialmente bien en los rostros alargados porque los acorta, aunque suele favorecer a casi todo el mundo.

Tamara lo luce con una media melena y con una textura liso tabla que sienta de maravilla. Por supuesto, su nuevo look nos gusta porque rejuvenece al suavizar las facciones, y equilibra el rostro, ya potencia la zona de los ojos y disimula la frente. ¡Todo son ventajas, vaya! Aprovechando su paso por el salón de belleza, también ha cortado un poquito las puntas para sanear y ha retocado su color castaño. Pero, eso sí, sigue conservando su melena midi con raya al medio.