Marta, una de las concursantes más polémicas de ‘La isla de las tentaciones’ se ha atrevido con un soprendente y radical cambio de look.


Estaremos todos de acuerdo en que La isla de las tentaciones es uno de los programas más sorprendentes de los últimos años. Lo que comenzó como una aventura a ciegas se ha convertido en todo un éxito de masas que ha creado legiones de fans y ristras de memes que nos han dado la vida durante los últimos meses. El concurso llegó a su fin hace ya unas semanas pero parece que ni los fuegos de la hoguera ni la llama del amor aún no se han apagado del todo; pues son muchos los concursantes que siguen envueltos en grandes polémicas debidos a sus encontronazos (o más bien desencuentros) amorosos. Una de las claras protagonistas de estas idas y venidas es Marta Peñate, cuya relación con Lester acabó a las orillas del Caribe pero cuyo rencor ha subido como la espuma llegando hasta las playas del Atlántico.

La canaria parece no ser capaz de perdonar la actitud del que fuera su compañero sentimental durante once años y ahora, tras una ruptura bastante movidita, se siente plenamente libre para hacer todo lo que le apetezca. Ella no se corta ni un pelo. Literal y figuradamente. Pero sí que se atreve a tocar su cabello cuando se trata de hacerse un cambio de look. Algo que demostró ayer nada más pisar el salón de peluquería My Extensions Madrid junto a Inma, su compañera de concurso.

El sorprendente cambio de look de Marta Peñate tras su paso por La Isla de las tentaciones

La concursante del programa presentado por Sandra Barneda acudió al centro madrileño y, sin pensárselo dos veces, decidió dejar a un lado su larga melena castaña con mechas balayage en un bonito tono caramelo para presentar a sus más de 300 mil seguidores de Instagram un nuevo pelo rubio platino con raíces oscuras. Un cambio radical que nos dejó a todos con la boca abierta y con el que ella se veía espectacular. «Rubia también estoy buena», contaba frente a la cámara. Eso sí, es una metarmorfosis a medias, ya que la canaria no ha tenido que pasar por una fuerte decoloración ni por horas y horas de tinte para volverse rubia. A ella solo le ha bastado con colocarse una buena peluca y posar como toda una diva.

Probablemente, Marta quisiera cambiar de look para así marcar el inicio de una nueva etapa. Y es que resulta bastante común que las personas busquemos cambios físicos para exteriorizar cambios internos. Teñirse el pelo, cortarse la melena, hacerse un tatuaje o modificar radicalmente la forma que tenemos de vestirnos son claros síntomas de que buscamos marcar un punto y aparte en nuestra vida. Sea como sea, el cambio de la canaria es más que evidente (pero también más que temporal). ¿Qué os parece a vosotros? ¿La preferís con peluca rubia o morena con su pelo natural?