Así se hace el moño despeinado que rejuvenece, es fresquito para verano y llevan todas las famosas

Esta temporada el moño en toda sus versiones es tendencia. Pero nos quedamos con la versión desenfada que nos encanta porque además de tener un fuerte potencial estilizador es muy fácil de hacer en casa. Te mostramos el paso a paso

semana-asi-se-hace-el-mono-casual-despeinado-que-veras-mucho-en-navidad-4

Lo mejor del moño despeinado es que tardas menos de cinco minutos en hacerlo, sientan genial con todo tipo de looks y encima despeja el pelo de la cara. Lo tiene todo y además, esta temporada, se postula como uno de los peinados que más estilizan, y más se piden en los salones de belleza. Pero, hasta el recogido más sencillo tiene su técnica. Sigue las pautas que te mostramos a continuación y prepárate para triunfar. 

Este no es un moño despeinado cualquiera, es un moño altamente pensando y estudiado. Lo primero de todo. Si quieres dar con la clave del éxito, ten en cuenta tres premisas básicas: aunque no suene bonito, es preferible no tener el cabello recién lavado para que no se escurra. En segundo lugar, no uses cepillos y peines y ayúdate de tus propias manos y un producto de ‘styling’ (son los que ayudan a que el pelo esté perfectamente fijado cuando lo recogemos en un moño, una coleta o una trenza). Y por último, para crear volumen en tu melena opta por las capas o desbroza las puntas. 

Así se hace el moño despeinado que llevan todas las famosas

Humedece el cabello y aplica un texturizador (en nuestra galería encontrarás algunas buenas ideas de shopping para pulir tu peinado). Después, con ayuda de un secador -sin necesidad de usar cepillo- da un golpe de aire al pelo para crear un estilo despeinado y desenfadado.

Con el pelo ya seco, parte la raya al medio con las yemas de los dedos y conseguirás un plus de naturalidad. Si haces la raya con el peine, harás que se vea más serio y formal y no es objetivo.

Después, lleva todo el cabello hacia atrás con las manos como si te fueses hacer una coleta alta, más o menos a la altura de la coronilla. Sujeta el moño con una goma y envuelve la coleta a su alrededor, como si fuera el típico moño que te haces para estar por casa un domingo cualquiera. Fíjalo con horquillas para una mayor sujeción. 

A continuación, para que el resultado sea aún más casual, suelta algunos mechones en la zona de atrás de la cabeza y en los laterales (hasta el flequillo). Por último, para dar cuerpo al pelo, usa un spray seco para fijar el acabado y que sea más duradero.